Una pista para Puñal en Allepuz, Teruel

H.

Situado en Aragón, con apenas 129 habitantes censados, este pueblo es 100% osasunista y su ídolo es el ex capitán rojillo, hasta tal punto que la pista polideportiva que van a inaugurar se llamará Patxi Puñal

MARÍA VALLEJO / DIARIO DE NAVARRA

Un roble en Tajonar. Récord de partidos con la camiseta de Osasuna. Medalla al mérito deportivo. Y hasta una tostada en el bar Babylon de su pueblo, Huarte. Los homenajes e hitos de Patxi Puñal no son pocos, pero ninguno tan curioso como el que va a vivir dentro de unas semanas en Allepuz. Esta pequeña localidad turolense está terminando la construcción de una pista polideportiva y ya tiene nombre, Patxi Puñal. Y hasta ahora, el ex jugador no tenía ni idea.

Diario de Navarra ha tenido el honor de ser el enlace entre el Ayuntamiento de Allepuz y el ex jugador y el sueño de los lugareños turolenses se hará realidad: Puñal estará en la inauguración de la pista que lleva su nombre.

¿Y por qué Osasuna, por qué Puñal? Es lógica la pregunta. Y la respuesta la tiene su alcalde, Ignacio Martínez, rojillo hasta la médula, y con una camiseta enmarcada y firmada por los jugadores en su despacho.

“Yo tengo 36 años y he heredado el osasunismo de las cuadrillas mayores, que te decían que a Osasuna había que quererlo. Y cuando te vas haciendo adulto, asumes los valores del club, la entrega, la garra, y te llama aún más”, explica Martínez. “El nombre de Puñal fue por generación espontánea, era un jugador que nos gustaba y decidimos llamar así la pista. No pensábamos hacer inauguración, pero ahora cambia la cosa”, añade, bromeando con el nombre que le dan los vecinos de Allepuz (129 censados, aunque sólo 70 viven en época invernal, y 600 en verano) al recinto, ‘Patxi Puñal Arena’.

“Nosotros no hemos tenido un campo para jugar y cuando llegamos a la alcaldía, en 2015, fue nuestro propósito”, explica el alcalde, que encabeza la agrupación Unidos por Allepuz.

¿Y por qué la camiseta firmada? ¿Cómo llegó allí? “Una de las empresas que ha hecho obras en el pueblo era de Tudela, y hablando con ellos sobre Osasuna uno de los trabajadores me dijo que era la pareja de la madre de Manu Onwu. Un año después, me llamaron por teléfono, que estaban viajando a la playa y habían parado para traerme la camiseta, que tengo en el despacho”, recuerda Nacho Martínez.

Patxi Puñal, “encantado”, acepta la invitación

A veces piensas si una llamada es una broma o va en serio, hasta que te insisten y te das cuenta de que lo que parece surrealista es totalmente cierto. Cuando este periódico se puso en contacto con Patxi Puñal para contarle la historia que protagonizaba sin él saberlo, se quedó entre incrédulo y sorprendido. Sólo tenía preguntas: por qué yo, pero si ya estoy retirado, qué tengo que ver yo con ese pueblo si no he estado en mi vida... Pero cuando fue conociendo la historia, su reacción fue divertida y agradecida. No todos los días le ponen a uno su nombre a una instalación.

En estos días en que ha conocido la existencia de la pista polideportiva Patxi Puñal, el ex capitán rojillo se ha dedicado a investigar sobre la región y el pueblo y, como amante de la naturaleza, la montaña y la caza, se ha mostrado feliz de lo que ya está programando, un fin de semana en Allepuz.

El alcalde, Nacho Martínez, se pondrá este domingo en contacto con Puñal una vez que conoce que su respuesta es positiva, e intentarán acordar un fin de semana para que el mito osasunista pueda desplazarse a inaugurar la pista que ya lleva su nombre de forma no oficial, y así la conocen todos los vecinos de Allepuz. “¿Cómo van las obras de la Patxi Puñal?”, preguntan los veteranos del pueblo a su alcalde, impacientes por saber cuándo estará acabada.

“¿Cómo voy a estar? Encantado, agradecido. No es habitual que se acuerden de mí y menos después de llevar cinco años desaparecido de la circulación”, bromeaba este sábado Puñal.

Actualmente alejado del fútbol, desde que se retiró en 2014, coincidiendo con el dramático descenso del equipo a Segunda, Puñal estará en Allepuz. “Por supuesto que iré, ya he estado mirando un poco. He visto que es un pueblo pequeño y tienen que pasar un frío en invierno y un calor en verano...”, añadía, en referencia a la altitud y situación despejada de la localidad turolense.