Un atentado racista contra dos mezquitas deja 49 muertos en Nueva Zelanda

H.

La primera ministra del país, Jacinda Ardern, ha resaltado que la situación vivida este viernes “no tiene precedentes” en su historia reciente y ha dejado claro que se trata de un ataque terrorista

AGENCIAS

Nueva Zelanda está de luto después de que al menos 49 personas hayan muerto y 41 hayan resultado heridas en un ataque armado este viernes contra dos mezquitas en la localidad de Christchurch, en la Isla Sur de Nueva Zelanda, según ha informado el jefe de la Policía neozelandesa, Mike Bush. El jefe de la Policía neozelandesa ha dicho en una comparecencia ante los medios de comunicación que han muerto 41 personas en la mezquita de la avenida Deans y otras siete en la mezquita de Linwood, además de una persona que ha fallecido poco después en un hospital por la gravedad de las heridas sufridas.

La primera ministra del país, Jacinda Ardern, ha descrito lo sucedido como uno de los “días más oscuros” vividos en Nueva Zelanda y ha resaltado que la situación vivida este viernes “no tiene precedentes” en su historia reciente y ha dejado claro que se trata de un ataque terrorista. “Está claro que esto solo puede describirse como un ataque terrorista. Por lo que sabemos, parece estar bien planeado”, ha señalado la primera ministra neozelandesa, según informa el diario New Zealand Herald.

Al menos cuatro personas -tres hombres y una mujer- se encuentran bajo custodia policial, tal y como ha anunciado la Policía neozelandesa. Uno de los atacantes ha retransmitido en directo por redes sociales un vídeo con su ataque contra una de las mezquitas. “La Policía está interrogando a los detenidos, de los cuales ninguno estaba fichado por las autoridades”, ha manifestado la primera ministra neozelandesa. Ardern ha dicho que se han encontrado dos artefactos explosivos en los vehículos de los detenidos y que han sido neutralizados.

La primera ministra neozelandesa ha asegurado que los detenidos no estaban en ninguna lista de seguimiento por terrorismo. “Hay cuatro individuos que han sido detenidos pero tres están conectados con este ataque y están bajo custodia, uno de los cuales ha dicho públicamente que es australiano”, ha explicado. “Hay personas que yo las describiría como de visiones extremistas que no tienen absolutamente ningún lugar en Nueva Zelanda y que, de hecho, no tienen lugar en el mundo”, ha dicho Ardern.

“Aunque no tenemos ninguna razón para creer en esta fase que hay otros sospechosos, no lo estamos dando por supuesto en este momento”, ha apostillado. “Quiero enviar un mensaje a aquellos directamente afectados. Para muchos este no es el lugar en el que nacieron. Para muchos Nueva Zelanda fue su elección, un lugar al que muchos vinieron por su seguridad. Un lugar donde era seguro practicar su cultura y religión”, ha subrayado.

Reacciones de condena

A las pocas horas del suceso, el mundo entero ha reaccionado manifestando el dolor por las víctimas y condenando lo sucedido, calificado como “acto enfermizo de violencia”, “odio racista”, “fascista” y “brutal”. El presidente norteamericano, Donald Trump, ha enviado su “calurosa simpatía” y sus “mejores deseos” a los ciudadanos de Nueva Zelanda. “Estados Unidos está con Nueva Zelanda para cualquier cosa que podamos hacer. ¡Dios nos bendiga a todos!”, ha afirmado.

También este viernes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, ha tildado el atentado de “despiadado acto de odio”. La Reina Isabel II de Reino Unido, jefa de Estado de Nueva Zelanda, ha asegurado que está “profundamente entristecida” por el atentado terrorista y ha enviado sus condolencias a las víctimas, al tiempo que ha querido “rendir tributo a los servicios de emergencia y a los voluntarios que están prestando su apoyo a aquellos que han sido heridos. En estos momentos trágicos, mis pensamientos y rezos están con todos los neozelandeses”, ha señalado. Por su parte, la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha calificado el “horripilante” ataque como un “acto enfermizo de violencia”. La canciller alemana Angela Merkel también ha condenado el “odio racista” del atentado y la UE ha mostrado consternación por la “brutal” masacre.

El mundo musulmán reclama luchar contra la islamofobia

Por otro lado, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha pedido a la comunidad internacional que actúe contra la “peligrosa tendencia” en la que se están convirtiendo los ataques a musulmanes en las sociedades occidentales por xenófobos e islamófobos de extrema derecha, a quienes comparó con un “cáncer” que se extiende. Erdogan ha condenado así los atentados perpetrados este viernes contra dos mezquitas de la población neozelandesa de Christchurch por un autoproclamado nacionalista y enemigo del Islam. “Está claro que la percepción que representaba este asesino ha comenzado a apoderarse de las sociedades occidentales con la velocidad de un cáncer”, ha dicho.

“Pedimos al mundo entero y a los países occidentales en particular que tomen medidas urgentes contra esta tendencia peligrosa”, ha añadido el primer ministro, que se ha mostrado de la misma opinión que otros mandatarios de países musulmanes. “La islamofobia actual, generada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001”, ha declarado el primer ministro paquistaní, Imran Khan, “es la culpa de estos ataques. Están condenando a 1.300 millones de musulmanes de cualquier acto de terrorismo”.

La universidad de Al Azhar, milenario centro de estudio suní, ha denunciado también que estos ataques, que “han violado la santidad de la casa de Dios”, son un “peligroso indicador de las graves consecuencias que supone esta escalada de discursos de odio, xenófobos, y de la expansión de la islamofobia”. Arabia Saudí también ha condenado “en los términos más enérgicos” los ataques. “El terrorismo”, ha hecho saber el Ministerio de Exteriores en un comunicado, “no tiene ni religión ni hogar”.

Desde Madrid, la Comisión Islámica de España (CIE), entidad representativa de los musulmanes española, ha expresado su “enérgica condena” por el “terrible” atentado. “Los musulmanes españoles manifestamos nuestras más profundas y sentidas condolencias, ante la trágica pérdida de vidas humanas, personas inocentes que cumplían con la oración comunitaria del viernes en las dos mezquitas”, han manifestado. En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary ha pedido más “vigilancia, especialmente a estos elementos que están haciendo daño a los musulmanes y al mundo entero, que rompen la convivencia”; y más “educación” para evitar más ataques de “odio” y de “racismo”.

“Ha muerto tanta gente porque era la oración del viernes y las dos mezquitas estaban repletas. Lo que hace falta es más vigilancia. El acto de odio ahora, todo lo que podemos llamar manifestaciones de racismo, de odio, de no querer a otro, hace falta remediarlo con un mensaje más reconciliador entre todos, tenemos que vivir juntos y velar por esta convivencia”, ha subrayado Tatary. También ha insistido en la importancia de la educación que es “la piedra angular de todo”. “Si no hay educación no hay nada, educación desde la infancia para crear este ambiente de convivencia, defender no uno a sí mismo sino defender a todos por igual”, ha precisado.

TE RECOMENDAMOS
  • 1