Socios que buscan su hueco a codazos

H.

Los socios que componen el cuatripartito exhiben estos día sus discrepancias en Pamplona y en el Gobierno con calculado frenesí. Cada uno marca su propio terreno para recoger votos en mayo

EDITORIAL

Diario de Navarra

La sombra de las elecciones forales del próximo mes de mayo protagoniza ya todos los movimiento políticos en Navarra. Y es especialmente llamativo en el cuatripartito, la coalición que gobierna la Comunidad foral y lo ha hecho en el Ayuntamiento de Pamplona en esta legislatura. Han llegado la hora de las discrepancias. Lo que toca es mostrar las diferencias mirando con el rabillo del ojo a los electores. Ahora se trata de que cada fuerza se busque un hueco propio en la próxima competición electoral. Y para eso hace falta repartir codazos con el más cercano. Así hay que interpretar el que Aranzadi tumbase esta semana los presupuestos del Ayuntamiento de Pamplona que gobierna Asiron (Bildu).

En este caso, las riñas vienen de atrás, pero este sonoro bofetón de Aranzadi a Bildu ha sido el inicio de la campaña electoral por el voto de la izquierda más radical. Todos sacan partido. Aranzadi da un golpe efectista sobre la mesa y Bildu se echa las manos a la cabeza y carga las tintas porque ya tiene a quien echarle las culpas de la falta de inversiones. En el Gobierno, Podemos marca la diferencia con un grupo completamente partido y capaz de generar una crisis con el probable cese de la presidenta del Parlamento.

Un baile de desmarques que es una maniobra de distracción electoral

Pero hay muchas mas opciones para reñir y los socios no dejan pasar ni una. La recuperación del gaztetxe de Rozalejo es la última. Geroa Bai y el Ejecutivo quieren quitarse de encima un tema incómodo que han gestionado de forma pésima y quieren quitarse, sobre todo, una responsabilidad penal si ocurre algún accidente. Y Bildu y Podemos, en cambio, se disputan en el apoyo a ese público alternativo y se colocan abiertamente contra su propio Ejecutivo. Por las bravas. Cálculos electorales por encima de elementos básicos como la seguridad jurídica o la igualdad de oportunidades para los ciudadanos.

Los navarros asisten a este baile de acusaciones y desmarques con la sana distancia que da saber que son maniobras de distracción. Que se trata de pescar votantes para cada sigla. Pero que, tras los comicios, y si los votos se lo permiten, volvería el mismo formato de cuatripartito. Ese es el juego.

TE RECOMENDAMOS
  • 1