Retrasar la edad real de la jubilación

H.

El Gobierno apoya la idea de retrasar la edad real de la jubilación en España hasta los 65,5 años cuando la edad legal llegue a los 67 años. Una propuesta más en un debate sin final

EDITORIAL

Diario de Navarra

El debate sobre las pensiones regresa, un día sí y otro también a pura actualidad. Y no es para menos, dado que es un tema esencial para el futuro del país y, posiblemente, aquel donde es mayor la distancia entre las promesas y la tozuda realidad de los datos. Todo el mundo en España sabe que existe un problema grave de sostenibilidad del sistema de pensiones, pero muy pocos quieren enfrentarlo de cara.

El enorme déficit del sistema en estos mismos momentos (18.000 millones anuales) no puede hablar más claro sobre este reto. La Airef, la autoridad fiscal independiente, creada para vigilar la sostenibilidad de las finanzas públicas, ha realizado sus propias aportaciones a este debate.

Trasladar gastos de la Seguridad Social al Estado es otra idea siempre pendiente

A corto plazo, la institución propone que sea el Estado quien financie parte de los gastos que hoy figuran en la Seguridad Social (el coste de sus funcionarios, las pensiones no contributivas, etc..) y que una parte de las cotizaciones sociales para el desempleo pasen a costear pensiones. Con ello busca equilibrar de forma rápida las cuentas de la Seguridad Social, aunque a costa de aumentar los gastos del Estado, que tendría que recurrir a subidas de impuestos.

Pero la más mediática de las sugerencias es la de retrasar la edad real de jubilación un año a lo largo de las próximas décadas. Ojo, la edad real, no la legal. Si se espera que cuando la edad legal de jubilación alcance los 67 años, la edad real esté en los 64,5 años, la idea que se baraja ahora es que pudiera llegar a los 65,5 años.

La edad real de jubilación no coincide con la legal porque hay diversas excepciones que facilitan en muchos casos la jubilación anticipada y a los que se acoge más de la mitad de los trabajadores.

Es positivo que el Gobierno de turno, que ha dicho que llevará este asunto al dialogo social, se ocupe de estas cuestiones que buscan, en el fondo, la sostenibilidad del sistema. Pero lo agudo del reto requiere que todas las fuerzas políticas concluyan el debate abierto en el Pacto de Toledo y consigan un consenso completo sobre la totalidad del modelo. Es el único modo de garantizar el futuro al margen de los vaivenes de la vida política.

TE RECOMENDAMOS