Reabierta la vía entre Tafalla y Garinoain

H.

Las obras de reparación han permitido recuperar la “total normalidad” de los trenes a Pamplona

DIARIO DE NAVARRA

El tráfico ferroviario entre Tafalla y Garinoain y entre Tafalla y Olite, que sufrió varios cortes debido a las inundaciones que afectaron la zona durante la noche del 8 al 9 de julio, fue restablecido el pasado jueves después de los trabajos de reparación realizados por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), según informó este viernes el Gobierno de Navarra a través de una nota. Fuentes de Adif informaron de que para los trabajos fue necesario movilizar a personal de mantenimiento de infraestructura, personal de electrificación, un tren de balasto para la reparación del desguarnecido, así como vagonetas de mantenimiento de la infraestructura de Pamplona y Tudela. Asimismo, resultó necesario retirar varios árboles caídos sobre la catenaria en el trayecto Olite-Caparroso. Adif informaba así que se había recuperado “la total normalidad de los servicios ferroviarios con Pamplona”.

Por otra parte, el Ejecutivo foral anunciaba este viernes de la apertura de un paso provisional para conectar la carretera NA-5110 y la N-121 y permitir el tránsito de vehículos entre esta última carretera y el alto de Lerga, lo que ha dado acceso a las poblaciones de Maquirriáin y Olleta. Asimismo, se preveía que este fin de semana quedará habilitada una conexión provisional en la N-121, a la altura del cruce de El Maño, entre Tafalla y Pueyo solo para emergencias vehículos de servicio público.

Nuevo puente a Sansoain

El enlace provisional que se pondrá en servicio este próximo fin de semana tendrá un paso alternativo de vehículos regulado con semáforos y una vez de que entre en vigor se eliminará el autobús lanzadera entre ambas localidades puesto en marcha el jueves, servicio volverá a prestarlo la línea regular entre Tafalla y Pamplona. El Gobierno de Navarra recordaba este viernes que los vehículos que quieran llegar a Tafalla desde el norte o viceversa deberán circular por la Autopista de Navarra (AP-15), cuyos peajes en Imárcoain han sido temporalmente eliminados mientras se reparan las infraestructuras dañadas en la carretera N-121 en Pueyo. Las primeras estimaciones de los técnicos de la Dirección General de Obras Públicas vaticinan que las obras de reparación de la carretera N-121 a la altura de Pueyo se prolongarán al menos un mes.

Este viernes también se solicitó a la Confederación Hidrográfica del Ebro la autorización para construir un vado provisional para habilitar un acceso a Sansoain (Lerga), de tal forma que la semana que viene los vehículos ligeros puedan acceder y salir de la localidad. Cabe recordar que el puente de entrada y salida a Sansoain (NA-5163) fue destruido por la riada en dos de sus tres ojos y requiere la construcción de uno nuevo.

En su comunicado, el Gobierno de Navarra agradecía la labor llevada a cabo por el personal de Obras Públicas y de las empresas concesionarias de mantenimiento de carreteras

Asimismo, personal de la Dirección General de Obras Públicas y del Centro de Conservación de Carreteras de Tafalla, a través de la empresa de mantenimiento Erri Berri, vienen trabajando también en otros puntos de la red secundaria de carreteras dañadas desde el momento de la catástrofe con el fin de restablecer los servicios tan pronto como sea posible. En su comunicado, el Gobierno de Navarra agradecía la labor llevada a cabo por el personal de Obras Públicas y de las empresas concesionarias de mantenimiento de carreteras, así como de la plantilla de Audenasa, por la “dedicación y profesionalidad” mostrada durante toda la semana.

Finalmente y con motivo de las fiestas de San Fermín, el Gobierno de Navarra puso en marcha el pasado miércoles el servicio especial Pueyo-Pamplona, que será reforzado con dos autobuses de regreso desde la capital navarra para este sábado 13 y domingo 14, con salidas a las 00:00 y a las 4:30 horas.

Los geólogos piden un mejor sistema de alerta

El Colegio de Geólogos sugería ayer que se amplíen las estaciones automáticas y personal para atender la recepción de datos para mejorar los sistemas de alerta temprana de riesgo de inundación y mitigar así los daños causados por episodios como el sufrido en la Zona Media. Esta institución recordaba que España ya dispone de un plan de prevención de inundaciones gestionado por las Conferencias Hidrográficas que se completa con el control de aforos y pluviómetros de las estaciones del Sistema Automático de Información Hidrológica y los propios pluviómetros de la AEMET.

“La combinación y el monitorización de estos dos sistemas, junto con la red de radares meteorológicos y los modelos predictivos, por sí mismos deberían servir para dar alertas tempranas”, afirmaba el presidente del Colegio de Geólogos, Manuel Regueiro. No obstante, añadía que “posiblemente las escasas dimensiones de la cuenca y la rapidez y cantidad de las precipitaciones, impidió predecir el episodio de Tafalla”, pero también señalaba que gracias a la geología es posible saber dónde se pueden producir, su magnitud y recurrencia”.