Qué cerca está

H.

David García y sobre todo Perea en el minuto 86 disfrutaron de las mejores ocasiones en un partido sin riesgos

FERNANDO CIORDIA-GORKA FIUZA-MARÍA VALLEJO / DIARIO DE NAVARRA

El ascenso rodea a Osasuna. Por delante, por detrás y por ambos lados. En Cádiz no disparó al centro de la diana y se esfumó la tercera tentativa, pero el abanico de posibilidades es cada vez más abierto. No habrá que esperar mucho tiempo para atender a la siguiente vía. La noche de este lunes si el Albacete no le gana al Granada, Osasuna será equipo de Primera División. No hará falta hacer más cuentas. Y en caso contrario, el ascenso estará en bandeja para celebrarlo el sábado en El Sadar contra Las Palmas. Quizá también el campeonato.

El empate del Carranza despejó todavía más el paisaje. Se resiste la gran celebración que espera todo el osasunismo con ganas para como colofón a una temporada memorable, pero el convencimiento es cada vez mayor. Ese día que pasará a la historia del club está al caer. Puede ser este lunes mismo con la colaboración de Diego Martínez y su Granada.

Al calendario de Arrasate le quedan muy pocas hojas. El de este domingo fue un punto y seguido. Ya van 78. Nadie pudo romper el marcador en una tarde en la que Osasuna apenas atravesó por momentos reales de sufrimiento. Los rojillos plantearon una batalla seria en Cádiz, sin alardes y sin grandes momentos de esa explosividad tan viva de la que han hecho gala durante el curso. El día no invitaba quizá a ello, sino a conservar bien los cimientos.

Y aun así, dentro de ese contexto de igualdad, Osasuna gozó de las dos mejores oportunidades para haber festejado el ascenso. Un remate de cabeza franco de David García a la hora de partido y un disparo alto con todo a favor de Perea en el minuto 86. Fue ésta la gran ocasión que emocionó a los miles de rojillos que seguían desde alguna parte el encuentro. Eran los momentos en los que más apretaba Osasuna, que rodó con buena cadencia en el cuarto de hora final. El resto estuvo a no perder la compostura o a verlas venir, según se mire.

Con cabeza

Hay que entender el partido que se planteó en Cádiz por algunos motivos. El equipo fuera de casa no camina ni mucho menos sobrado en el último mes. Desde noviembre era un cohete imparable y mantener ese nivel, físico sobre todo, no está al alcance de ni el mejor equipo de Segunda. Por otro lado se dio valor al punto, al igual que en la última salida en Alcorcón, que también acabó sin goles. Osasuna siempre ha ido de frente a por los partidos, pero con este panorama clasificatorio no son buenas las prisas para arriesgar más de la cuenta.

Es el mensaje que dio el equipo, más lento en sus ataques que en otras tardes pero sin verse sorprendido por un rival que en la primera parte tan solo profundizó por el flanco izquierdo de Machís. Los lanzamientos de Aketxe, uno de los cuales sacó Rubén Martínez atento, fueron su otra arma como era de esperar. Osasuna jugó en algunas fases al tuya-mía y no acumuló tantos jugadores en ataque como acostumbra. Arrasate desplegó a todo su arsenal pero sin esa punta diferencial de anteriores partidos. De una gran jugada de Clerc, el más vertical del equipo, llegó el mejor acercamiento de este periodo. Villar disparó abajo para la parada de Cifuentes.

El control de Osasuna se acrecentó después. Oier barría en la parcela ancha y David García agigantaba su figura atrás. El central hubiera redondeado su partido con ese cabezazo que se le marchó fuera de la portería en el minuto 61. La ocasión rompía la monotonía de un partido que se abrió después. Los dos entrenadores quisieron cambiar el devenir con sus cambios. Álvaro Cervera arriesgó con jugadores ofensivos y Arrasate replicó con la entrada de Brandon y Xisco. Era una declaración de intenciones que a punto estuvo de llevar a la gloria. Xisco avisó de cabeza y Perea, el tercer cambio, dispuso de un remate de oro que mandó al limbo recién entrado al campo. El madrileño llegaba con todo su favor con su potencia desde segunda línea y no atinó en la definición. El ascenso no llega. Solo hay que ponerle una fecha.

La tarjeta más inoportuna

El partido en Cádiz se puede dividir en dos partes. Antes y después de los cambios. Cuando salieron Xisco y Brandon, le metieron otra marcha al partido, cuyo ritmo era ralentizado y conservador. Estaba claro que Jagoba Arrasate había previsto ese guion, conservar el máximo tiempo posible la puerta a cero y, como en muchos otros encuentros fuera de casa, apretar el acelerador al final. Brandon y Xisco, y Perea después, fueron curiosamente los que tuvieron más presencia en el ataque del equipo. Pero una acción emborronó la actuación individual de Brandon, siempre pura energía: la tarjeta amarilla.

Era el minuto 85, cuando Arcediano Monescillo decretó falta en contra del delantero rojillo, que se revolvió contra él airadamente. El árbitro le sacó la más que previsible amarilla. Durante varios segundos, Brandon continuó protestando muy enfadado, ya alejado del árbitro. El colegiado escribió que sancionó al atacante osasunista por “protestar una de mis decisiones”.

No era una tarjeta más, es la quinta del ciclo y, por esa acción totalmente evitable, Brandon Thomas se perderá el próximo partido en El Sadar, ante Las Palmas, que a la espera de lo que ocurra esta noche, puede certificar el ascenso. Una tarjeta inoportuna para él y para el equipo.

Arrasate: “No tengo ninguna prisa por el ascenso”

Las prisas no van con Jagoba Arraste para nada, tampoco para el ascenso. El técnico rojillo huía de cualquier ansiedad respecto a la posibilidad de conseguir ya el ascenso. Se quedaba Jagoba con el valor de un punto en un campo como el del Cádiz. Le queda esperar a lo que suceda esta noche, que tampoco le quita el sueño, o la opción del sábado. No prefiere ni una ni otra.

Se aplaza el ascenso un día y eso que la han tenido en la última ocasión del partido.

Ha sido un partido muy cerrado, muy disputado, hemos estado más enteros que ellos y hemnos tenido la oportunidad de llevárnoslo. Es cierto, pero la lectura es que estamos un poco más cerca del ascenso, un punto, y lo damos por bueno lo que ha pasado hoy.

¿Qué análisis hace del partido?

Yo creo que hemos defendido mejor que atacado, enfrente hemos tenido una oposición muy grande, y no hemos estado cómodos con el balón. Pero a su vez todo lo bueno que ha tenido el Cádiz lo hemos sabido neutralizar también. Era un partido muy cerrado, que con los cambios se ha abierto y que ha tenido al final un toque más ofensivo. La hemos tenido al final, pero creo que el resultado ha sido justo para los dos equipos.

¿El partido ha sido trabado y lo han fiado los dos a la estrategia?

No, no tengo esa sensación. Ellos defienden bien también. No les hemos dejado hacer a sus hombres desequilibrantes y las defensas se han impuesto a los ataques, quitando la parte final en la que se ha acusado un poco el cansancio.

¿Qué buscaba con los cambios que ha hecho?

Ellos nos estaban presionando bien, y con Xisco tenemos otra salida más. Lo que buscábamos era tener un punto más en ataque, tener más profundidad con Brandon. Fran estaba muy cansado, por eso hemos hecho el cambio.

¿A qué le sabe el punto?

No tengo ninguna prisa por el ascenso. El equipo ha hecho un gran esfuerzo, y hemos puntuado en un campo muy difícil. Si tiene que ser mañana, perfecto, y si no que sea el sábado. No hay prisa.

Sabalza: “Si me dan a elegir, prefiero subir este lunes”

Luis Sabalza viajó hasta Cádiz con el equipo, por si se producía el ascenso en tierras gaditanas. Vivió el partido con intensidad. A diferencia de Jagoba Arrasate, el presidente rojillo sí que tiene prisa. Quiere que el partido certifique el ascenso a Primera en cuanto sea posible. Mejor hoy que mañana.

¿Cómo ha vivido el partido ante el Cádiz?

Creo que hemos sido superiores al Cádiz, por lo menos en la segunda parte, y que podíamos haber celebrado el ascenso aquí. Pero no ha podido ser. Yo he visto al equipo muy bien, compitiendo, y demostrando por qué es el primero de la categoría.

¿Cuál de las ocasiones finales ha visto dentro?

La de Luis Perea, porque ya era hacia el final del partido, y no daba tiempo.

¿A qué le sabe el punto que se ha conseguido en Cádiz?

A aplazamiento del ascenso, no sé si por un día o hasta el sábado. Pero hemos demostrado que somos el mejor equipo de la categoría. Y eso es lo que me llena profundamente.

¿Prefiere subir el lunes o el sábado en El Sadar?

Si me dan a elegir, prefiero subir este lunes. Cuanto antes lo hagamos creo que es mejor. Lo que no quita para que el sábado sea una fiesta en El Sadar y ojalá podamos quedar primeros el primer equipo, el Promesas y las chicas. Más creo que no podemos pedirle a esta temporada.

¿Cómo va a vivir el partido?

Tengo que ir a la presentación del libro de mi hijo, que es a las siete de la tarde. Como acaba para las nueve, luego iré a ver el partido, lo que no sé es dónde ni con quién. Y solo nos va a quedar esperar, no hay otra.