Preocupación en la comunidad internacional por el ataque a dos petroleros en el golfo de Omán

H.

Los países occidentales llaman a la contención y a evitar una escalada mientras Rusia pide no extraer conclusiones precipitadas

AGENCIAS

El supuesto ataque sufrido por dos petroleros este jueves cuando navegaban en aguas del golfo de Omán y que ha obligado a evacuar a su tripulación a un puerto iraní cercano, ha generado preocupación en la comunidad internacional, que busca responsables, con Irán en el punto de mira.

“Condeno firmemente cualquier ataque contra barcos civiles”, ha señalado el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, durante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la cooperación entre Naciones Unidas y la Liga Árabe.

“Deben establecerse los hechos y aclararse las responsabilidades”, ha defendido, advirtiendo de que el mundo no puede permitirse “una gran confrontación en la región del Golfo”.

A su vez, el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, ha pedido al Consejo de Seguridad que actúe contra los responsables de los ataques para mantener la seguridad en la región. “Algunas partes en la región están intentando instigar fuegos y debemos estar alerta ante ello”, ha sostenido, sin nombrar a ningún país.

Francia ha hecho ya un llamamiento a la contención. “Llamamos a la contención y la desescalada a todos los actores, con los que estamos permanentemente en contacto”, ha dicho la portavoz del Ministerio de Exteriores galo, Agnes von der Muhll. “También recordamos nuestro apego a la libertad de navegación, que debe ser absolutamente preservada”, ha agregado.

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, ha reconocido que se trata de informaciones “extremadamente preocupantes”. “Una escalada de la situación es peligrosa, se trata de acontecimientos que podrían llevar a una escalada”, ha prevenido.

“Necesitamos una desescalada y todas las partes tienen que contribuir a eso”, ha reclamado el ministro germano, quien esta misma semana viajó a Irán y otros países de la región.

Para Reino Unido, los ataques contra barcos civiles son “completamente inaceptables”, ha asegurado el portavoz de la primera ministra, Theresa May. “Es vital que la libertad de navegación sea respetada y observada”, ha añadido.

El secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, ha pedido al Consejo de Seguridad que actúe contra los responsables de los ataques para mantener la seguridad en la región

El Gobierno británico “está en contacto con sus socios internacionales y estamos preparados para asistir en cualquier esfuerzo de rescate o investigación”, ha asegurado el portavoz de May.

En Estados Unidos, la Casa Blanca se ha limitado a indicar que está evaluando la situación. El presidente estadounidense, Donald Trump, “ha sido informado del ataque sobre barcos en el golfo de Omán”. “El Gobierno estadounidense está ofreciendo asistencia y seguirá evaluando la situación”, ha añadido la portavoz, Sarah Sanders.

Rusia pide no apresurarse en buscar responsables

Rusia, uno de los principales aliados de Irán, se ha mostrado más conciliador y ha pedido no apresurarse en señalar con el dedo a Teherán. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha defendido que es pronto para extraer conclusiones. “Nadie sabe qué está detrás”, ha subrayado.

En la misma línea se ha pronunciado el viceministro de Exteriores, Sergei Riabkov, que ha desaconsejado “conclusiones apresuradas y los intentos de poner la responsabilidad a la puerta de aquellos que no nos gustan”.

“Últimamente hemos estado viendo una creciente campaña de presión política, psicológica y militar sobre Irán. No nos gustaría que los acontecimientos que se acaban de producir, que son trágicos y han sacudido el mercado del petróleo, sean usados de forma especulativa para agravar la situación en contra de Irán”, ha añadido, en declaraciones a Sputnik.

Por su parte, el presidente de Irán, Hasán Rohani, que querido dejar claro que “la seguridad es de gran importancia para Irán en la sensible región del golfo Pérsico, en Oriente Próximo, en Asia y en el mundo en el general”. “Siempre hemos intentado garantizar la paz y la estabilidad en la región”, ha añadido, en un discurso televisado en directo.

Su ministro de Exteriores, Mohamed Javad Zarif, ha considerado “sospechoso” lo ocurrido. “Supuestos ataques contra petroleros relacionados con Japón se han producido mientras el primer ministro, Shinzo Abe, estaba reunido con el ayatolá Alí Jamenei para conversaciones amplias y amistosas”, ha escrito en su Twitter.

“Sospechoso no empieza a describir lo que probablemente ocurrió esta mañana”, ha considerado, defendiendo que “el Foro de Diálogo Regional propuesto por Irán es imperativo”.

Emiratos Árabes Unidos (EAU) denunció el pasado mes de mayo que cuatro buques mercantes habían sido objeto de “sabotajes” cerca de sus aguas territoriales, en el golfo de Omán. Posteriormente, señaló como posible causa ataques con torpedos. Arabia Saudí acusó a Irán, que ha negado cualquier implicación en estos sucesos.

La tensión se ha vuelto a disparar en la región coincidiendo con el primer aniversario de la ruptura del acuerdo nuclear con Irán por parte de Estados Unidos, amenazando la seguridad de navegación en el estrecho de Ormuz, una de las rutas mercantes más importantes del mundo, puesto que comunica el golfo Pérsico con el océano Índico.

TE RECOMENDAMOS
  • 1