Partidos de Primera División

H.

ATHLETIC - SEVILLA

Iñaki Williams tumba al Sevilla

Iñaki Williams tumba al Sevilla

EUROPA PRESS

El Athletic Club, con un doblete de Iñaki Williams, ha interrumpido este domingo en San Mamés (2-0) la buena racha del Sevilla en la decimonovena jornada de LaLiga Santander, un resultado que les permite poner tierra de por medio con los puestos de descenso.

Con los dos tantos del delantero, que anotaba en casa en liga dos años después, el conjunto bilbaíno enlaza dos victorias ligueras consecutivas por primera vez desde más de un año, que le permiten colocarse con 22 puntos, tres sobre la zona de quema. Mientras, los nervionenses, que se quedan terceros con 33 unidades -a cinco del Atlético y a siete del líder Barça- caen en la competición doméstica dos meses y medio después -no lo hacían desde el 20 de octubre en el Camp Nou (4-2)-.

Desde el comienzo, el cuadro de Gaizka Garitano neutralizó con intensidad la sala de máquinas sevillista, en una primera parte en la que Ever Banega, Pablo Sarabia y Roque Mesa apenas tuvieron incidencia. De hecho, los de Pablo Machín superaron en contadas ocasiones en centro del campo.

En una de ellas, la zaga local recuperó el balón y montó una rápida contra; Iñigo Córdoba sirvió un buen pase en profundidad para Iñaki Williams, que, tras recortar a Kjaer, armó un potentísimo disparo que se coló en la escuadra de la portería de Vaclik (min.23).

Tras el paso por vestuarios, el Sevilla se desperezó y fue ganando protagonismo; en el 59, Yuri desbarató una ocasión a cabezazo de André Silva, que también la tuvo cerca en un pase largo de Kjaer que cortó Iñigo Martínez. Todo mientras Ibai Gómez, en el 64, ‘redebutaba’ con la camiseta rojiblanca tras dos años en el Alavés y Munir se estrenaba con los nervionenses en el minuto 79.

Sin embargo, la tarde era de Williams; el delantero recuperó un balón en su propio campo, se hizo un autopase ante Sergi Gómez, le superó el velocidad y se plantó ante el portero sevillista, al que regateó para anotar a puerta vacía y poner en pie a La Catedral (min.82).

ATLÉTICO - LEVANTE

El Atlético se agarra a Griezmann y al VAR

El Atlético se agarra a Griezmann y al VAR

JAVIER VARELA / Colpisa

Los últimos partidos del Atlético tienen un nombre propio: Antoine Griezmann. El francés volvió a marcar y dar los tres puntos a su equipo en un encuentro en el que los rojiblancos debieron ganar por más diferencia y lo terminaron haciendo gracias a un penalti de los que en unos campos se pitan y en otros no.

A diferencia de otros días, el Atlético saltó al césped dispuesto a calentar el ambiente del Metropolitano -helado en lo climatológico- a base de fútbol. Se mostró ágil, rápido, con presión alta y metiendo en el área a un Levante que acostumbra a ser un equipo alegre, que deja muchos huecos -es el segundo conjunto que más goles recibe en la Liga- y que se siente cómodo en el intercambio de golpes. Pero sólo golpeaba el Atlético. A los 4 minutos una combinación entre Vitolo y Correa la culminó Griezmann con un remate sutil que se marchó pegado al palo de la portería de un Oier ya batido.

El Atlético llegaba sin parar al área del Levante y de nuevo con Vitolo como protagonista, que regaló un pase en profundidad a Koke, que definió como un delantero para poner el 1-0. Poco duró el gol en el marcador, porque el árbitro Prieto Iglesias, a instancias de González González desde el VAR, anuló el tanto por una falta de Rodrigo en el inicio de la jugada. Una alegría interruptus que dejó más helado al Metropolitano de lo que ya lo estaba por los 3 grados que había en la capital. La decisión del VAR también dejó frío al Atlético, que pareció poner el freno y tomarse un respiro que propició que el Levante creciera, pero sin llegar a la portería de Oblak.

Entonces el Atlético volvió a ponerse manos a la obra en busca del gol, pero esta vez monopolizando el juego por la banda derecha, donde un buen Arias y un notable Koke generaban una y otra vez centros al área que nadie era capaz de rematar. Alguno en la grada se acordaba del lesionado Diego Costa, los menos lo hacían de Kalinic, que parece haber perdido la confianza de Simeone y esperaba en el banquillo, y muchos de Alvaro Morata, cuyo fichaje está negociando el Atlético. Los rojiblancos firmaban unos minutos excelentes, lo hacían todo bien, multiplicaba sus llegadas, pero fallaba en lo que marca las diferencias en el fútbol. Y cuando no se hace uno se acuerda de un ‘9’.

PENALTI DUDOSO

Nada cambió tras el descanso. El Atlético dominaba el balón y el juego y multiplicaba las llegadas. Y en una de esas llegó un penalti. Thomas se internó en el área y puso el balón al centro y Nikola Vukcevic tocó mientras caía en lo que era una mano tan clara como involuntaria. El árbitro dudó un segundo, pero señaló penalti. Desde el VAR se lo confirmaron o, al menos no quisieron llevarle la contraria, pero esas manos unas se pitan y otras no. Esta vez tocó sí y Griezmann no lo desaprovechó para hacer su noveno gol en Liga. El francés volvía a ser protagonista del Atlético.

Y si Griezmann siempre aparece en los últimos partidos -cinco encuentros consecutivos marcando- también tuvo su momento de protagonismo Jan Oblak, que en la única intervención que tuvo a los 70 minutos salvó a su equipo del empate tras un remate a bocajarro de Morales. Simeone movió ficha y Correa y Vitolo -que se llevó una ovación atronadora- dejaron su sitio a Lemar y Kalinic. El Atlético tenía todo bajo control, pero el resultado era justo y eso siempre es un peligro. El Levante se estiraba pero el Atlético generaba las ocasiones claras. Lemar, en dos ocasiones, y Thomas después rozaron el 2-0 que hubiera cerrado el partido, pero el equipo granota también tuvo una clara de Bardhi que sacó Godín. Ahora sí era un intercambio de golpes en el que tan cómodo se siente el Levante, pero tenía el marcador en contra.

La falta de acierto y los nervios provocaron que el Atlético sufriera más de lo necesario por lo visto en el campo, pero cuando no se aprovechan las ocasiones que se generan, pasan estas cosas. Dicho esto, tres puntos para un Atlético que sigue en la pelea.

BARCELONA - EIBAR

El Barça impone su calidad ante un tímido valiente Eibar

El Barça impone su calidad ante un tímido valiente Eibar

EUROPA PRESS

El FC Barcelona continuó firme en el liderato de LaLiga Santander y respondió a la victoria del Atlético de Madrid ante el Levante con una victoria este domingo por 3-0 ante el Eibar, más clara en el marcador que en lo futbolístico y que encumbró a Leo Messi con otra cifra goleadora simbólica para cerrar la primera vuelta.

El argentino entró en la historia de la Liga española tras marcar el 2-0 y alcanzar ya la cifra de 400 goles en el campeonato nacional, otra barrera superada por el ‘10’, que al igual que su equipo no cuajó un partido excesivamente brillante, solventado a su favor gracias a su ‘pegada’ y a una buena salida en la segunda mitad para acabar con la resistencia de un rival tan valiente como tímido e inocente.

Fiel a lo previsto, el Eibar salió atrevido al césped del Camp Nou e intentó presionar muy arriba desde el principio a un Barça donde las novedades eran Arthur por Arturo Vidal y, sobre todo, Philippe Coutinho por Ousmane Dembelé. Incómodo y sin poder conectar con Messi, al líder le costó imponer su fútbol de posesión y de inicio se jugaba más en el campo azulgrana.

Sin embargo, el ‘10’ era el principal generador de peligro local. Su ‘archiconocida’ conexión con Jordi Alba le dio a los suyos su primera gran ocasión, mientras que minutos después, desperdició una mala entrega de Cucurella cuando quizá la mejor opción era el pase a Luis Suárez. El Eibar dominaba, pero no amenaza a Ter Stegen, y su rival tiró de calidad para abrir el marcador con una jugada de tiralíneas al primer toque culminada por el de Salto.

El gol no cambió el escenario porque el Barça continuó sin poder mandar, sin la fórmula para romper la presión visitante y poder conectar con los de arriba, aunque cada vez que lo hacía, se intuía peligro. En el bando ‘armero’, un peligroso cabezazo de Sergi Enrich fue su única ocasión en una demostración del por qué de sus malos números a nivel ofensivo del campeonato como visitante (5 goles).

Y no pasó mucho más en los primeros 45 minutos porque el conjunto azulgrana apenas se asomó mucho más al área de Asier Riesgo, en buena medida por su buen entramado para no permitir que Messi entrase en contacto con la pelota, ni siquiera en zonas más alejadas. Una caída en el área de un Coutinho gris y sin aprovechar su oportunidad hasta el momento fue lo más destacable antes del descanso.

EL EIBAR SE DESPISTA Y LO PAGA

Tras este, las cosas se le torcieron demasiado a los de José Luis Mendilibar. Arbilla realizó una mala entrega en campo propio y el tridente azulgrana no perdonó para combinarse para hacer el 2-0 de un Messi dando un nuevo ‘bocado’ a la historia del fútbol nacional. El gol hizo daño al Eibar y Luis Suárez, primero, y el ‘10’ argentino después perdonaron, antes de que el uruguayo, en otra concesión visitante finiquitase el choque.

El equipo vasco quedó muy ‘tocado’ y perdió toda la fuerza y presión que había tenido hasta antes de un descanso que también reactivó la calidad de Coutinho. El brasileño, con más balón y espacios, pudo brillar en su intento de recortar esa ‘distancia’ que parece tener con Dembelé. Valverde, inteligente, metió al veloz francés, pero por Arthur para formar un equipo muy ofensivo con el ex del Liverpool más de centrocampista.

El marcador, el paso de los minutos y el partido copero del jueves ante el Levante provocaron un descenso de la intensidad en el encuentro. El Barça se conformó con el marcador y el Eibar lo intentó sin excesivo ímpetu, el suficiente para que Ter Stegen entrase en acción para dejar la puerta a cero. Los ‘armeros’ alargan su mal momento con su sexta jornada seguida sin ganar y se acercan al descenso.

TE RECOMENDAMOS