‘Palmero’ no pudo aparcar

H.

El morlaco madrugó para suscribir la única cornada, a escasos 30 segundos de iniciarse la carrera y legó momentos de toro suelto

PILAR FDEZ. LARREA / DIARIO DE NAVARRA

“Parecía que tenía un muelle en la cabeza”. El fotógrafo que firma la imagen que acompaña esta crónica describía así la actitud de Palmero, el toro negro que corneó madrugador a un corredor en Santo Domingo. A escasos 30 segundos de encierro empitonó en la pierna izquierda al cascantino Mariano Jiménez Baigorri.

Subió la cuesta el morlaco derrotando a uno y otro lado de la calle, solo, suelto, veloz, nervioso, rezagado, perdido en el adoquín, con la mirada puesta en corredores que buscaban más allá de la pared, como si quisieran desplazarla unos metros, los suficientes para esquivar esos cuernos, 525 kilos de un toro encelado que solo se tranquilizó cuando alcanzó al resto de la manada. Los hermanos le arroparon y él dejó de ser el palmero, el que toca las palmas y anima la fiesta. Prefirió pasar al anonimato, ser uno entre seis astados nobles que corrieron metros en pareja, como versos pareados, arte mayor en la calle Estafeta. Los toros gaditanos se estiraron, los cabestros habían perdido fuelle, se abrieron huecos, y los mozos hicieron carrera. Los que pudieron. Las imágenes son reveladoras y evidencian que quedaron vanos, la distancia exacta del peligro, del riesgo de esa emoción que algunos dicen ausente. Ayer la tenían al alcance de la mano.

Los astados de Núñez del Cuvillo estaban de aniversario en Pamplona, diez años en sus calles, como quien celebra una historia de amor con muchos invitados. Vinieron ligeros y guapos los andaluces. Con pelajes de una belleza efímera, la de una carrera veloz, la más rápida de los seis encierros, a pesar de las abundantes caídas de los bureles que propiciaron amagos de montones en Estafeta.

Heridos

59 atendidos Por la Cruz Roja y la DYA.

Por tramos. Telefónica concentró el mayor número de atenciones sanitaria a corredores, si bien la herida por asta se produjo en el tramo de Santo Domingo.

Encierrómetro

2m 18s. Fue la carrera más rápida de este año, a pesar de las caídas de los toros.

22,15km/h. Fue la velocidad media de los astados, que barrieron las calles.

TE RECOMENDAMOS
  • 1