Oier quiere seguir en Osasuna a pesar del interés de la MLS

H.

Tras una gran campaña está manteniendo conversaciones con el club para renovar el contrato

FERNANDO CIORDIA / DIARIO DE NAVARRA

Oier está en disposición de alargar su carrera deportiva en Osasuna a pesar de contar con dos propuestas de equipos de la MLS (Major League Soccer). El gran capitán rojillo ha despertado el interés de la principal liga norteamericana, pero en su deseo ahora mismo es el de seguir siendo rojillo y más en Primera División.

Tiene un año más de contrato y otro opcional por partidos jugados en la próxima temporada, pero dada la disposición de las partes se están manteniendo conversaciones entre su representante, Álvaro Aicua, y el club navarro para la renovación.

El rendimiento individual de Oier ha llamado la atención al otro lado del charco. Los equipos profesionales americanos buscan perfiles competitivos y el estellés encaja. En enero ya hubo un primer acercamiento por parte del Chicago Fire, club que también quiso a Rubén García.

El interés lo trasladó en primera persona en Pamplona el que fuera jugador del Atlético de Madrid Veljko Paunovic, actual responsable del banquillo del Chicago. Osasuna fue conocedor entonces de un acercamiento que no siguió más pasos. Oier ni pestañeó al estar tan centrado en llevar al equipo a Primera División.

Este mismo club no le ha borrado de la agenda y así se lo ha hecho saber al jugador, que también es objeto de deseo de otra franquicia del mismo torneo profesional. Allí precisamente juega el burladés Jon Erice, formado también en Tajonar, y que hizo las maletas anteriormente en el mercado de invierno para dejar al Albacete por el Vancouver Whitecaps canadiense.

Oier se siente halagado por el interés que ha despertado en la MLS, pero no quiere moverse de Pamplona. Por eso se ha sentado a escuchar a Osasuna para renovar y busca firmar un acuerdo. En el club rojillo están tranquilos y aseguran no haber recibido una oferta en firme de Estados Unidos.

Un gran año

La recién terminada ha sido una de las mejores campañas de su carrera deportiva. A sus 33 años ha sido una pieza clave en el centro del campo con 37 partidos a sus espaldas y un rendimiento por encima de las expectativas que se habían puesto sobre él cuando Jagoba Arrasate decidió desde la primera jornada colocarle en el centro del campo.

Fue adaptándose a la nueva forma de jugar del entrenador y a medida que pasaron las jornadas se ganó el respeto y la jerarquía en el campo con su lectura del juego y carácter competitivo. Hizo olvidar a Lucas Torró. Desde enero ha sido el primer capitán ante la marcha de Miguel Flaño al Córdoba, asumiendo con ilusión y naturalidad el reto de los galones.

Oier renovó su último contrato en diciembre del año pasado. “No es la renovación de un jugador, es la renovación de Oier”, señaló entonces el director deportivo, Braulio Vázquez. “Soy un chaval de casa, de Navarra, de Estella, mi sueño era jugar aquí y nunca pensé, siendo tan joven, que iba a participar tantas temporadas seguidas en Osasuna. Se está cumpliendo mi sueño”, dijo entonces el estellés sin sospechar de los grandes momentos que estaban por llegar con el ascenso y las celebraciones. Hace una semana levantó el trofeo de campeón.

El canterano está a dos partidos de llegar a los 300 en el fútbol profesional (se incluyen los que jugó en el Celta cuando estuvo cedido). Parece que superará esta barrera la próxima temporada luciendo el brazalete en Primera División.