Navarra cuenta tras 8 años con un Instituto de Investigación Sanitaria acreditado

H.

El IdisNA se creó en 2010 y se paralizó varias veces hasta que en 2017 Gobierno, UN y UPNA llegaron a un acuerdo. La acreditación que otorga el Ministerio de Ciencia permitirá acceder a más convocatorias para captar fondos

MARÍA JOSÉ ECHEVERRÍA / DIARIO DE NAVARRA

El Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra, IdisNA, ha recibido ya la acreditación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades tras pasar dos auditorias por parte de un equipo técnico del Instituto Carlos III. La acreditación reconoce que el Instituto cumple toda una serie de requisitos técnicos y abre las puertas a nuevas posibilidades de captación de fondos para la investigación, tanto convocatorias nacionales (por ejemplo las del Instituto Carlos III dirigidas a institutos acreditados) como internacionales, ya que mejora su posición competitiva, además de ser un reconocimiento para los 900 profesionales que integran el IdisNA en 104 grupos.

La acreditación llega después de ocho años de trabajo, ya que el instituto como tal se constituyó en 2010, durante los que el proyecto ha estado paralizado en varias ocasiones. El motivo principal fue que inicialmente la UPNA quedó fuera de la entidad y después, previa invitación, declinó formar parte del proyecto, tal y como estaban constituidos sus órganos de gestión, al considerar que la parte privada podía vetar decisiones públicas. Finalmente, en 2017 Gobierno, Universidad de Navarra y UPNA llegaron a un acuerdo.

El IdisNA se creó con objeto de impulsar la investigación biomédica en la Comunidad foral y representa un modelo único y singular de Instituto de entre los 31 que hay acreditados en el país. La razón es que se trata de un Instituto de carácter autonómico, basado en la colaboración público-privada y que abarca la práctica totalidad del tejido investigador sanitario de calidad que existe en Navarra.

De hecho, el Complejo Hospitalario y Clínica Universidad de Navarra constituyen el núcleo del Instituto y en torno a ellos se integran los investigadores sanitarios de las dos universidades (UN y UPNA), de los dos centros de investigación (CIMA y Navarrabiomed), del Instituto de Salud Pública y Laboral, de Atención Primaria y otros centros vinculados al departamento de Salud.

Un abanico de oportunidades

Este martes el consejero de Salud, Fernando Domínguez, recordó que la acreditación debe ser renovada cada cinco años, tras una evaluación de las actividades científicas y de gestión realizadas. Domínguez indicó que la acreditación es un “reconocimiento de excelencia” que tendrá impacto en el desarrollo de la estrategia de investigación sanitaria de Navarra. “El esfuerzo realizado ha merecido la pena y a día de hoy todos estamos convencidos de la necesidad de seguir trabajando juntos”, añadió. De hecho, un 23% de los grupos de investigación tienen carácter mixto.

El rector de la UPNA, Alfonso Carlosena, resaltó que la acreditación abre un gran abanico de oportunidades. “Es uno de los institutos más potentes que tenemos en el país”, dijo. “Lo importante es que colaborando y compartiendo seamos capaces de multiplicar el resultado”.

Alfonso Sáncher-Tabernero, rector de la UN, recordó que la investigación biomédica es una apuesta estratégica vital para Navarra. “Nos beneficia a todos. Somos ya fuertes en ello y estamos dando ejemplo de que podemos trabajar juntos”, añadió. Y apuntó que el Instituto está integrado por instituciones públicas y privadas sin ánimo de lucro. “Esto no es un punto de llegada sino de partida”.

“De la colaboración surgen grupos más fuertes y potentes”

Rosario Luquin, neuróloga de la CUN y directora científica del Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra, destacaba que el Instituto es una oportunidad para las personas que quieren hacer investigación biosanitaria en Navarra y para todos los facultativos que trabajan en los hospitales. “No hay que perder de vista que la investigación que va a repercutir en el bienestar de la población va a nacer de los hospitales”. En este sentido, apuntó que es una “buena noticia” para los médicos residentes (MIR) que se incorporan a realizar su especialidad. “Van a tener más facilidades para hacer investigación”, dijo. “Tenemos que ilusionar a la gente pero también conseguir financiación”.

Luquin añadió que se van a poner las bases para que todos los médicos navarros, con independencia de la institución en la que trabajan, puedan colaborar de forma conjunta para que la sanidad de la población navarra sea cada día mejor y se pueda beneficiar de los avances de la medicina. “La sanidad navarra es muy buena y hacía falta que la gente se uniera para crear grupos de investigación mixtos”, resaltó.

“Si somos competitivos y podemos conseguir proyectos de la CE o del Plan Nacional tendremos más recursos para poder invertir y crecer más. Se trata de conseguir más proyectos, tener más fondos, potenciar otras investigaciones y crecer”, dijo.

En este sentido, destacó la importancia de ser un centro de investigación atractivo. “No podemos crecer si no somos capaces de atraer talento. Hay que ser atractivos para que la gente quiera venir a Navarra a trabajar. Si ofrecemos mucho, vendrán. Tenemos que ofrecer calidad en la investigación”, añadió.

La idea es que haya una masa crítica de investigadores, que se conozca lo que hagan y que puedan colaborar. “De la colaboración surgen grupos más fuertes y más potentes”.

Diez áreas de investigación

Área de Epidemiología y Salud Pública. Persigue fomentar la investigación en enfermedades crónicas así como su prevención. Está integrada por 10 grupos.

Área de Aparato Digestivo y Metabólicas. Los investigadores trabajan para mejorar la supervivencia en cirrosis, trasplante hepático, obesidad, diabetes, etc. Integran el área 10 grupos.

Área de Salud Mental. Sus cuatro grupos investigan sobre psicosis, psiquiatría en la infancia y neuropsicología del daño cerebral.

Área de Terapias Avanzadas. Actualmente hay 16 grupos que buscan impulsar nuevas terapias, posibilitar el acceso equitativo de la población a tratamientos, etc.

Área de Neurociencias. Los expertos trabajan en neurodegeneración (Parkinson, Alzheimer, ELA) y patología vascular cerebral, epilepsia y trastornos del sueño, entre otras. Aglutina a 10 grupos.

Área de Atención Primaria. Investigan en cronicidad, seguridad, geriatría y cuidados de enfermería y, por otro lado, investigación evaluativa, politraumatizados, etc. El área cuenta con 8 grupos.

Área de Enfermedades Cardiovasculares. Centrada en torno a la insuficiencia cardíaca, arritmias, enfermedades valvulares y terapia regenerativa, la investigación en el área integra a 11 grupos.

Enfermedades inflamatorias, inmunes e infecciosas. Investigan sobre inmunoterapia (alergias), enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), patología ocular y enfermedades infecciosas. El área cuenta con 7 grupos.

Área de Oncología y Hematología. Con 21 grupos es el área más numerosa. Se investiga en detección precoz y prevención de la morbilidad y mortalidad, tratamientos personalizados y búsqueda de dianas terapéuticas.

Área de Bioingeniería y Biotecnologías sanitarias. Integra a cuatro grupos cuyas investigaciones versan sobre imagen médica, técnicas y medicina personalizada.