“Me ha dado algo y estoy sola”

H.

Una mujer de 52 años llamó el jueves de madrugada a la Policía Municipal de Pamplona. Estaba en la cama, sin poder moverse. Acudieron bomberos y la llevaron al hospital. Cada vez hay más avisos así

CARMEN REMÍREZ / DIARIO DE NAVARRA

La intervención se registró a las 2.04 de la madrugada del jueves. Se inició con una llamada de una mujer de 52 años, vecina de la calle Irunlarrea de Pamplona, que pedía ayuda desde su domicilio. “Me ha podido dar algo y estoy sola, no puedo moverme”. El operador que atendió su aviso, comenzó inmediatamente a plantearle una serie de cuestiones para tranquilizarle y obtener información útil con la que poder ayudarla.

Con sus indicaciones, se movilizó a efectivos de bomberos, que accedieron al domicilio y la mujer fue atendido por efectivos sanitarios y trasladada al Complejo Hospitalario de Navarra, donde fue valorada con un problema cardíaco, un posible ictus, indicaron desde Policía Municipal. “Una vez que se produce la llamada, cada recurso de emergencia pone de su parte para tratar de actuar lo más rápido y eficientemente posible. Nos va en ello la labor, porque cada vez hay más intervenciones de este tipo”, señalan desde este cuerpo policial, que eleva a 2.800 las actuaciones relacionadas con ayuda a personas en necesidad llevadas a cabo por agentes de este cuerpo a lo largo del año pasado.

Ayuda o necesidad

La media diaria de intervenciones relacionadas con personas que requieren algún tipo de ayuda supera con creces las 7, aunque en esta categoría se encuadran atenciones muy diversas. Las relacionadas con caídas de personas mayores o falta de respuesta de un inquilino en un municipio suponen el grueso, pero a ellas se añaden las que están relacionadas con personas enfermas (un infarto en la calle, por ejemplo, aunque la casuística es igualmente amplia), aquellas situaciones referentes a personas ebrias o bajo los efectos de las drogas o una alerta policial para atender en un intentos de autolesión y suicidio. Desde Policía Municipal admiten que se trata de una intervención que cada año va a más: caídas de personas mayores que caminan por la calle y les falla la movilidad, accidentes domésticos o problemas de salud que motivan que no puedan dar aviso.

Además, la pirámide poblacional y el aumento de la esperanza de vida apuntan a que esta realidad no parece que vaya a ir a menos. Actualmente, en Pamplona hay unas 9.000 personas que viven solas. Además, en toda la Comunidad foral, 9.500 llevan el medallón conectado con el servicio de emergencias.

TE RECOMENDAMOS
  • 1