Los independentistas consuman el desafío a Sánchez y bloquean la designación de Iceta como senador

H.

CRISTIAN REINO / COLPISA

Con los votos en contra de JxCat, ERC y la CUP, la Cámara catalana ha rechazado la designación de Miquel Iceta como senador autonómico. Iceta optaba al escaño de senador en representación de la Generalitat tras la renuncia de José Montilla. La intención de Pedro Sánchez era que el líder de los socialistas catalanes fuera el próximo presidente del Senado. Se trataba de un gesto por el diálogo con los independentistas, un guiño hacia Cataluña.

Oriol Junqueras afirmó en cambio que es irrelevante que un catalán sea presidente de la Cámara Alta y esta mañana los grupos secesionistas han consumado el veto a Iceta. Ayer ya anunciaron su voto en contra y esta mañana, en un pleno celebrado en el Parlamento catalán, han ratificado su posición. Por primera vez, y con una treintena de antecedentes, el Parlamento catalán ha tumbado la propuesta de designar a un senador autonómico. Ciudadanos y el PP se han abstenido. Y solo el PSC y los comunes han votado a favor de Iceta. La votación ha sido electrónica y en secreto. 25 diputados han votado a favor (PSC y Comunes), 65 en contra (JxCat, ERc y la CUP) y 39 abstenciones (Cs y PP).

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó días atrás que el veto de los independentistas a Iceta sería un mal comienzo para la legislatura. También dijo que los grupos secesionistas, a los que ha dejado en un segundo lugar en la ronda de contactos inicial y en los primeros pasos de su mandato, no son de fiar. Ayer advirtió de que los independentistas catalanes están “vetando la convivencia y la concordia en Cataluña” al rechazar la designación del socialista Miquel Iceta como senador autonómico.

Iceta, que ha tomado la palabra tras el debat de los grupos, ha lamentado que el martes que viene se constituye el Senado y faltará un representante de la Generalitat y del grupo socialista, que respeta todas las ideas y que trató de evitar el 155 y que seguirá trabajando por el diálogo para buscar soluciones. Hoy a las 11.30 dará una rueda de prensa.

Albert Batet, de JxCat: “Ustedes están acostumbrados a que Madrid mande y Cataluña obedezca”

Los independentistas han justificado su rechazo al primer secretario del PSC en que no están dispuestos a aceptar que se someta a las instituciones catalanas y queden subordinadas a Pedro Sánchez. “Nos quisieron imponer a Iceta a golpe de titulares”, ha avisado Sergi Sabrià, de Esquerra. Según ERC, el dirigente socialista ha dinamitado los puentes al volver a amenazar con un 155. “¿Qué dificultará lo de hoy? No nos amenacen”, ha señalado. Según Albert Batet, de JxCat es una cuestión de respeto y de soberanía parlamentaria: “Ustedes (los socialistas) están acostumbrados a que Madrid mande y Cataluña obedezca”, ha apuntado. “Iceta no nos puede pedir cortesía porque banalizó el dolor de los presos”, ha señalado.

La cuestión electoral se ha impuesto entre los secesionistas, instalados en un marcaje continuo entre sí que les impide desmarcarse. Cualquier guiño hacia los socialistas hubiera caído como una bomba entre el electorado secesionista. Los independentistas han querido marcar distancias con Sánchez y le lanzan el aviso de que siguen en una posición alejada a la moderación.

La portavoz del PSC, Eva Granados, ha cargado con dureza en el pleno contra los secesionistas y les ha lanzado una advertencia. “Hoy está en juego más de lo que parece”, ha dicho. “¿Qué gana Cataluña impidiendo que Iceta sea presidente del Senado?”, ha preguntado de manera retórica. Ha pedido valentía y menos tacticismo a JxCat y ERC y les ha acusado de dividir a los catalanes y de estar instalados en una competición por ser los más “puros”. “Vuelven a vulnerar derechos y dinamitan puentes”, ha avisado.

TE RECOMENDAMOS
  • 1