Los Gasol, primeros hermanos con anillo de campeones

H.

Marc logra el título con los Raptors nueve años después de que Pau se enfundase el segundo con los Lakers

OSCAR BELLOT / COLPISA

Nueve años después de que Pau se enfundase su segundo anillo con los Lakers, Marc se proclamó campeón de la NBA con los Toronto Raptors, convirtiendo a los Gasol en los primeros hermanos que reinan en la mejor competición de baloncesto del planeta.

Once años ha tardado Marc en tocar el cielo de la NBA, tres más de los que necesitó Pau para encumbrarse con unos Lakers liderados por Kobe Bryant, que batieron en las finales de 2009 a los Orlando Magic y que repitieron un año después doblegando a los Boston Celtics. Como ahora Marc, el mayor de los Gasol tuvo que abandonar los Memphis Grizzlies, primer escala de ambos en el baloncesto norteamericano, para pelear por el anillo.

Pau puso rumbo a California en el verano de 2007 y en su segundo curso a las órdenes de Phil Jackson conquistaba el campeonato promediando 18,6 puntos, 9,2 rebotes y 2,2 asistencias en los cinco partidos que necesitaron los angelinos para deshacerse de la franquicia de Florida.

Se convertía en el primer español en lucir el anillo de campeón de la NBA, al que sumaría otro un año después contribuyendo a la victoria de los Lakers sobre los Celtics, con una media de 18,6 puntos, 11,6 rebotes y 3,7 asistencias en los siete partidos de unas finales en las que por segunda temporada consecutiva fue el perfecto escudero de Kobe Bryant.

Con mucho mayor calado aún que Pau en la historia de la franquicia de Tennessee, de la que es máximo reboteador y taponador, además de segundo en anotación, asistencias y partidos jugados, Marc partió el pasado mes de febrero hacia Canadá para unirse a su compañero en la selección española, Serge Ibaka, y el seleccionador Sergio Scariolo, técnico asistente de Nick Nurse.

Cuatro meses después ya es campeón en un bloque sin apenas fisuras que, comandado por Kawhi Leonard, ha descabalgado a los Golden State Warriors, beneficiado por los problemas físicos con que ha tenido que lidiar el conjunto californiano en unas finales que se resolvieron en el Oracle Arena.

Padres e hijos que tocaron el cielo

En una liga prolífica en grandes sagas, los dos jugadores nacidos en Sant Boi hacen historia registrando un hito que no se había dado antes, aunque sí hay cuatro casos de padres que vieron cómo sus hijos abrochaban el anillo años después de proclamarse ellos mismos campeones de la NBA.

Los primeros en lograrlo fueron los Guokas. Matt Guokas Sr. consiguió en 1947 con los Philadelphia Warriors el título de la Basketball Association of America (BAA), embrión de la NBA cuando se fusionó con la National Basketball League (NBL).

Veinte años después, su hijo Matt Guokas Jr. repetiría la gesta de su padre, al formar parte de aquella extraordinaria plantilla de los Philadelphia 76ers que acabó con el reinado de los Celtics tras ocho anillos consecutivos de la franquicia de Boston, alzando el título en una finales en las que tras apear a los Celtics en la pelea por el campeonato de la Conferencia Este, los 76ers batieron a los San Francisco Warriors.

El mismo recorrido transitarían los Barry. El padre, Rick, se coronó con los Golden State Warriors en 1975, cuando fue elegido MVP de unas finales en las que el conjunto californiano barrió a unos Washington Bullets en los que despuntaban Elvin Hayes y Wes Unseld. Barry promedió en aquellas finales 29,5 puntos, cuatro rebotes y cinco asistencias por partido.

Treinta años después, su hijo Brent lograba el primero de los dos anillos que conquistó con los San Antonio Spurs. Aunque con un papel mucho menos destacado que el de su progenitor, Brent, cuyos hermanos Jon y Drew también pasaron por la NBA, contribuyó con sus triples a los dos títulos de una franquicia en la que los galones los asumían Tim Duncan, Manu Ginobili y Tony Parker.

Otra ilustre estirpe, la de los Walton, entronizó también a dos de sus integrantes. Bill logró el único anillo de los Portland Trail Blazers en 1977, cuando la franquicia de Oregón se impuso a los Philadelphia 76ers con el pívot como figura destacada con unos promedios de 18,5 puntos, 19 rebotes y 5,2 asistencias.

Su segundo anillo se lo enfundaría en 1986 con los Boston Celtics, que superaron en aquellas finales a los Houston Rockets, ya con un rol menos destacado de Bill, que agotaba su carrera en la NBA. Dos títulos de campeón amasó también su hijo Luke, que triunfó con los Lakers en 2009 y 2010.

Los Thompson son la cuarta saga de padre e hijo con anillo. Mychal lo conquistó en 1987 y 1988 con aquellos Lakers del ‘showtime’, pero le superaría su hijo Klay, que amasó tres anillos con los Golden State Warriors (2015, 2017 y 2018) pero que vio la madrugada del jueves al viernes cómo los Raptors de Marc Gasol frenaban su asalto al cuarto.

Los Mikan, un precedente estadístico familiar

Los Gasol son los primeros hermanos que han jugado y ganado una final de la NBA, después de haber conseguido también el Mundial (2006) y el Europeo (2009 y 2011), así como medallas de plata en los Juegos Olímpicos (2008 y 2012).

Hay otros dos hermanos que pueden presumir de haber formado parte de equipos que luego se proclamaron campeones, aunque sin su participación. Y es que Ed Mikan jugó diez partidos, en los que anotó 43 puntos, con los Rochester Royals en la temporada 1950-51, pero fue traspasado primero a Washington Capitals y después a Philadelphia Warriors esa misma campaña en la que los Royals ganaron el título sin él.

Por tanto, no puede ser tomado como tal, ya que para ser considerado oficialmente campeón de la NBA es necesario terminar la temporada en el equipo ganador y Ed terminó el ejercicio en Philadelphia y no en Rochester.