Los candidatos de Pamplona asumen que deberán pactar

H.

Los seis cabezas de lista de las formaciones con representación en el Consistorio han participado en el debate organizado por Diario de Navarra

E.L. / DIARIO DE NAVARRA

Diez días antes de citarse con los ciudadanos en las urnas, los candidatos de los seis partidos con representación en el Ayuntamiento de Pamplona lo han hecho en Diario de Navarra para debatir sobre los principales temas de interés para la ciudad. Durante dos horas, han compartido propuestas sobre los Sanfermines, urbanismo, tráfico, vivienda o participación, entre otras cuestiones. Se han criticado por su actividad en la legislatura recién acabada o se han enzarzado con diferencias en cuestiones identitarias, sobre el terrorismo, el euskera o la amabilización del Casco Viejo.

Además, han respondido, con mayor o menor claridad, a su postura ante posibles pactos de gobierno después del 26 de mayo. En total, 120 minutos de espectáculo político para exponer programas para el futuro y reproches por el pasado con estrategias diferentes centradas en una intención muy clara: reafirmar a sus votantes y ‘pescar’ votos entre los indecisos con el fin de cosechar unos resultados que les hagan a cada uno de ellos decisivos para gobernar. Todos han reconocido que ya no es tiempo de mayorías sino de acuerdos. Y no han dudado en mostrar sus preferencias.

Enrique Maya (Navarra Suma) le ha echado los tejos al PSN de Maite Esporrín: “Navarra y Pamplona han prosperado cuando hemos pactado”, ha manifestado. Pero ella no se casa con nadie, al menos hasta el 26 de mayo, y ha confiado en mejorar sus resultados de 2015 para poder gobernar: “No nos presentamos para pactar sino para poder liderar un gobierno progresista”, ha declarado. Desde Geroa Bai, Itziar Gómez ha defendido el pacto actual y ha acusado a su contrincante socialista de que hará alcalde a Enrique Maya. Desde Aranzadi, Andoni Romeo ha apostado por reeeditar el cuatripartito para un “cambio valiente”, al igual que Edurne Eguino (I-E), aunque ésta ha advertido de que serían “más exigentes que en 2015” para asegurar “un gobierno más equilibrado”. Por parte de EH Bildu, el actual alcalde Joseba Asiron ha abogado por un “gobierno con fuerzas para continuar el cambio” frente a un “tripartito de derechas” con “el apoyo del PSN”. En este sentido, Esporrín ha subrayado que “nunca pactarán con Bildu por diferencias institucionales, programáticas y éticas” y que UPN “ha lanzado una dificultad” para pactar “al unirsse con el PP y Ciudadanos”.

Además de a la hora de hablar de futuras alianzas, las acusaciones y los reproches se han acentuado entre los candidatos en sus intervenciones dentro del bloque dedicado a la identidad y los símbolos. La colocación de la ikurriña en el Ayuntamiento ha centrado el protagonismo junto con el uso del euskera. La candidata socialista le ha recriminado al alcalde el “uso del espacio público” realizado estos cuatro años para usar institucionalmente una bandera de una comunidad vecina, para colocar “pancartas políticas”, para “reconocer a asesinos de ETA”, “discriminar a la mayoría de la ciudad que no tiene titulación en euskera para acceder a puestos de trabajo” o “atropellar” a las familias afectadas en las escuelas infantiles en que se modificó el modelo lingúístico. El cabeza de lista de Navarra Suma le ha acusado de “denigrar la imagen de la ciudad”y le ha emplazado a “condenar a ETA”, un gesto que “aliviaría a la ciudad, sería símbolo de reconciliación” y que “las víctimas merecen, las que más, pero también la ciudad”. Por su parte, Asiron ha defendido la colocación de la ikurriña porque así “el balcón municipal representa mejor todas las sensibilidades”. Una opinión a la que se han sumado desde Geroa Bai y Aranzadi. Por parte de I-E, Eguino ha manifestado su “respeto” a que “cada uno tenga sitio en esta ciudad” y ha apelado a “no alentar estas confrontaciones”.

Otro de los bloques que ha despertado mayor participación ha sido el de participación y Sanfermines. Sobre las fiestas, el debate ha girado principalmente sobre dos temas: la defensa o no de la fiesta taurina y la religiosidad o laicidad de las fiestas. Sobre el primer punto, Navarra Suma ha manifestado su apoyo rotundo a los toros: “¿Qué sería de los Sanfermines sin toros? Si tiene que existir el debate del toro que no sea aquí, en Pamplona es absolutamente claro”, ha señalado. Por parte de Geroa Bai, Itziar Gómez ha defendido que la esencia de la fiesta es “mucho más que el toro”: “Es la calle, el mestizaje, la unión”, ha indicado. Desde las filas de Aranzadi han defendido rotundamente “corridas de toros sin muerte”. También este grupo ha abogado por que el Ayuntamiento no acuda a los actos religiosos como respecto a distintas sensibilidades ciudadanas, algo que ha compartido la candidata de I-E, que opta por que sólo se acuda a título personal pero no el Ayuntamiento en cuerpo de ciudad.

El tráfico y la opinión de los cabezas de lista sobre el plan de amabilización desarrollado esta legislatura ha sido también objeto de discusión política, sobre todo por las incidencias que ha podido ocasionar en el comercio del Casco Viejo. Para los integrantes del cuatripartito, la caída de ventas se debe a una cuestión de cambio de hábitos hacia la compra por Internet o en centros comerciales periféricos. Mientras que Navarra Suma le ha acusado de provocar una “ciudad crispada con muchas pérdidas económicas por los problemas de acceso”.

Minutos de oro e intervenciones en pie

Los candidatos a presidir la Alcaldía pamplonesa han contado con un minuto de oro para presentarse en el arranque del debate y otro al final para seducir a los votantes. ¿Cuáles han sido sus mensajes? Eguino ha defendido su candidatura “de solidaridad y justicia social”. Romeo ha pedido el voto para “un cambio valiente que transforme la ciudad”. Esporrín ha puesto al ciudadano en la tesitura de “decidir volver al pasado con gobiernos conservadores, dejar al actual centrado en temas identitarios, o dar al PSOE una oportunidad para desarrollar políticas progresistas”. Itziar Gómez ha reclamado “más tiempo para seguir con el cambio impulsado desde 2015”. Asiron ha señalado que su opción es “la Pamplona del cambio” mientras que Maya ha propuesto un gobierno “para pensar en lo que importa de verdad a los ciudadanos” y no una alcaldía “que posa con Otegi o que abraza a presos de ETA”.

Además, según las normas del debate, cada cabeza de lista disponía de 3 minutos a lo largo de éste para poder usar en cualquier momento poniéndose de pie. El sistema ha servido de elemento dinámico entre ellos y se ha convertido casi en un juego para defender los temas esenciales de su programa. Maya los ha usado para hablar de ETA y de símbolos; Asiron, para defender sus procesos participativos o acusar a su predecesor en la Alcaldía de cobrar dietas opacas. Gómez, para hablar de urbanismo. Eguino, para reclamar más vivienda social. Esporrín, para criticarle a la anterior que no quiso hacer un proceso participativo en Pío XII. Y Romeo para hablar de gestión de residuos, entre otras cuestiones.

Tras los debates municipales organizados por Diario de Navarra las últimas semanas, el martes día 21 reunirá a los candidatos al Parlamento de Navarra de los grupos que tienen hoy representación en la Cámara legislativa. Los ciudadanos elegirán el próximo 26 de mayo la conformación del Parlamento, de donde saldrá posteriormente la elección del futuro o futura presidente/a del Gobierno foral.

El debate lo volverán a moderar los periodistas José Ignacio Roldán y Yulen Garmendia, podrá seguirse también por streaming a través de diariodenavarra.es y de nuevo contará con el asesoramiento y el cronometraje de Versaria, empresa especializada en debates.

TE RECOMENDAMOS
  • 1