Fotos en la intimidad del artista

H.

La Casa del Almirante de Tudela acoge una exposición del Instituto del Patrimonio Cultural de España en la que, a través de 90 imágenes, se puede bucear en los estudios de artistas de los siglos XIX y XX con todo detalle

JESÚS MANRIQUE / DIARIO DE NAVARRA

Una fotografía puede ser un recuerdo de un momento especial, de unas vacaciones, de reuniones familiares... Pero, en ocasiones, suponen mucho más. Pueden llegar a reflejar cómo era la vida en distintas épocas, las preferencias de la sociedad o, incluso, el interés o los gustos personales de personas destacadas.

Esto último es lo que refleja la exposición ‘El taller del artista. Una mirada desde los archivos fotográficos del Instituto del Patrimonio Cultural de España’ que acoge, hasta el 29 de agosto, la Casa del Almirante de Tudela. Una muestra iniciada hace dos años y que ha recorrido numerosas ciudades basada en los archivos fotográficos de esta entidad dependiente del Ministerio de Cultura, fundamentalmente del archivo Moreno, cuyo objetivo no es otro que recuperar los archivos fotográficos con valor patrimonial.

La exposición incluye 90 fotografías realizadas en el ‘corazón’ creativo de pintores y escultores destacados desde la última década del siglo XIX hasta los años 50 del XX en las que se aprecia el contraste entre los artistas más academicistas y clásicos, y los más novedosos y vanguardistas.

Imágenes únicas realizadas sobre placas de vidrio y que, según una de las comisarias de la muestra, Isabel Argerich, permiten zambullirse en los estudios de los artistas y conocer todos su detalles, desde elementos decorativos hasta revelar el interés de los propios artistas y de lo que les rodeaba. “Abre el mundo privado del artista”, apuntó en la inauguración, en la que estuvo acompañada por la concejal de Cultural del Ayuntamiento, Merche Añón, quien también destacó la curiosidad que despiertan las fotografías y su valor documental.

Fotografías únicas

Fotografías únicas porque, de hecho, en esa época, con cámaras de gran tamaño y sus fogonazos, la versión antigua del flash, el autor sólo tomaba una imagen, de ahí que la mayoría sean posados. “Las copias las ha realizado Castro Prieto, Premio Nacional de Fotografía y que ha sacado toda la calidad de las fotos para apreciar hasta el más mínimo detalle, como los libros que tenían en sus estanterías los artistas. La mayoría eran académicos y personas de gran renombre en la época”, añadió Argerich.

Además, muchas de estas fotos se pueden ver en el archivo fotográfico del Instituto del Patrimonio Cultural, que tiene disponibles en su web para el público en general casi 200.000 imágenes.

La exposición se divide en cinco bloques. El primero presenta el bagaje decimonónico a través de la pintura de historia, como la de Moreno Carbonero, o el paisaje de Aureliano Beruete, así como la herencia del arte clásico, simbolizada por la imagen del alón central del Museo de Reproducciones Artística en el Casón del Buen Retiro de Madrid. “Allí acudían numerosos artistas para dibujar los modelos de la Antigüedad Grecorromana”, destacaron desde el Instituto.

En cuanto al segundo y tercer bloque, se centran en artistas de sociedad que recreaban el folklore, las costumbres, indumentarias o tradiciones de distintas regiones como López Mezquita, Eduardo Chicharro, Sorolla, Romero de Torres o Juan de Echevarría.

El cuarto, bajo la denominación ‘Aires de Renovación’, incluye pintores y escultores con estilo y actitud más moderna y desenfadada, más lejos de las normas académicas hasta llegar a la vanguardia, como, por ejemplo, Maruja Mallo o Jorge Oteiza.

El quinto y último bloque se centra en fotografías centradas en la época de la Guerra Civil y la Posguerra hasta comienzos de la década de 1950. Y puede verse el contraste entre el arte oficial y conmemorativo del Régimen Franquista, desde retratos de la alta sociedad y de militares, con otros ejemplos del resurgir de la modernidad como la de Javier Calvo, con su pintura reminiscente de Picasso o Antoni Clavé.

TE RECOMENDAMOS
  • 1