Esparza acusa de “incoherente” al PSOE por impedir que gobierne NA+

H.

Lamenta que el PSN no haya querido negociar con ellos ni ayuntamientos ni la Mesa del Parlamento

BEATRIZ ARNEDO / DIARIO DE NAVARRA

En poco más de una semana, el candidato de Navarra Suma (NA+) Javier Esparza ha pasado de ofrecer un acuerdo a Pedro Sánchez para la investidura de ambos, a ver cómo el PSOE rechaza esa vía y apoya el camino que ha emprendido María Chivite para que el PSN intente gobernar en Navarra, aunque no tenga mayoría. “En una semana hemos visto con asombro y tristeza que el PSOE va a dejar que EH Bildu decida quién gobierna en Navarra y varias alcaldías, entre ellas las de Pamplona”, declaró Esparza en la rueda de prensa que dio este jueves en el Congreso, en Madrid.

Ayuntamientos y Pamplona

Esparza señaló que tendieron la mano al PSN para hablar de ayuntamientos y de la composición de la Mesa del Parlamento y los socialistas lo rechazaron. Recalcó que a diferencia de lo que intenta trasladar el PSOE, a NA+ el PSN no le va a “regalar nada” este sábado cuando se constituyan los ayuntamientos.

Indicó que Enrique Maya, con 13 concejales de 27 en Pamplona, se quedó a 200 votos de la mayoría absoluta. La única alternativa sería que se unieran Bildu, Geroa Bai y PSN, que sumarían 14. “No nos van a regalar nada, va a ocurrir lo que la sociedad ha querido que ocurra”. Criticó que la socialista Maite Esporrín haya anunciado que se va a votar a sí misma y que si le apoyan Bildu y Geroa Bai será alcaldesa. “Aceptar sin rubor los votos de Bildu marca un antes y un después”.

La “legitimidad” con el 37%

Junto al candidato de NA+ estuvieron en la rueda de prensa los dos diputados y el senador de la coalición, Carlos García Adanero, Sergio Sayas y Alberto Catalán, todos miembros de UPN. Esparza acusó al PSOE de “incoherente” por reclamar a los grandes partidos su abstención por “responsabilidad” para que Sánchez presida España, y luego apoyar que en Navarra “todos los que han perdido las elecciones” se unan “para que no gobierne el que ha tenido el respaldo mayoritario”. Recalcó que si el candidato del PSOE tiene toda la “legitimidad” para optar a la presidencia con el 28% de los votos, más tiene él con casi el 37% en Navarra.

PSN y “los que han perdido”

Recalcó que en estos cuatro años UPN y el PSN han criticado “con la misma dureza” y “contundencia” el gobierno “independentista, sectario y excluyente” que ha tenido Navarra y su “política identitaria”. Señaló que los ciudadanos han dejado a ese cuatripartito en minoría, al pasar de sumar 26 escaños a 19, y a los “constitucionalistas” que estaban en la oposición, y que aglutinaban 24 parlamentarios, les ha dado mayoría, con 31.

“El mensaje de la sociedad navarra es que quieren un gobierno constitucionalista”, pero “el PSN ha hecho otra interpretación” y quiere gobernar “con todos los que han perdido”. Indicó que Bildu ya ha advertido al PSN que su abstención no será gratis. “Si Chivite es presidenta, será porque tiene un pacto con EH Bildu, si no, no lo será”.

El candidato de Navarra Suma y dirigente de UPN acusó a María Chivite de “imposibilitar” que el líder del PSOE sea elegido presidente sin necesidad de depender del “independentismo vasco y catalán” para “ser ella presidenta de Navarra de un gobierno en minoría”. “Me cuesta creer que Sánchez quiera conformar en Navarra un gobierno dependiente de Bildu”. No obstante, también indicó que si la investidura del líder socialista depende de los independentistas es también “porque el PSOE así lo ha querido”.

PSN dice que no acepta “chantajes de Bildu ni de NA+”

Los socialistas hicieron pública este jueves una nota en la que afirmaron que no van a aceptar “chantajes o amenazas políticas ni de Bildu ni de Navarra Suma” al decidir los gobiernos municipales y el Ejecutivo foral. “Evidencian su nerviosismo de la peor manera posible en política, que es amenazando o intentando chantajear o canjear votos, lo que demuestra que no han entendido lo que la ciudadanía ha dicho en las urnas ni los nuevos tiempos políticos”.

El PSN no especificó a qué se refería, pero todo apunta a que es una respuesta a las presiones que EH Bildu está intentando escenificar en Pamplona, como el acto en la calle que organizó el miércoles, para que los socialistas voten como alcalde a su candidato Joseba Asiron, que tiene 7 ediles de los 27 que componen el consistorio.

Además, era también una contestación a Navarra Suma, a buen seguro por el intento de su dirigente Javier Esparza y sus diputados de llegar a un acuerdo con el PSOE para facilitar la investidura de Pedro Sánchez, a cambio de poder gobernar en Navarra.

El PSN no citó en su nota a Geroa Bai, que la víspera hizo público un contundente comunicado cuestionando su confianza en el PSN a días de negociar el Gobierno. Geroa Bai reclama su apoyo para mantener sus dos alcaldías en el Valle de Egüés y Zizur Mayor.

Los socialistas señalaron que cumplirán con su “compromiso de construir gobiernos progresistas en los municipios en los que sea posible”. Recalcaron que no darán sus votos “a las candidaturas ni de Navarra Suma ni de Bildu”, y contarán con el criterio de cada agrupación local del partido.

Reiteraron que trabajarán para liderar el Gobierno foral (pactando con Geroa Bai, Podemos e I-E). “Nadie nos va a amedrentar ni a hacer cambiar de rumbo”.

El PSN recalcó que “las derechas no son mayoritarias en Navarra y el cuatripartito ha perdido la confianza ciudadana, por lo que no está en condiciones de repetir Gobierno en la Comunidad”. Por eso pidió que se haga una “lectura real” del resultado electoral.

TE RECOMENDAMOS
  • 1