Elecciones para pasar página

H.

Este viernes, tras el Consejo de Ministros, el presidente Sánchez podría anunciar el adelanto electoral al que parece estar abocado tras el rechazo de los Presupuestos Generales del Estado

DIARIO DE NAVARRA

Los grupos independentistas catalanes han cumplido su amenaza y han sumado sus votos a los de PP y Cs, UPN, Foro Asturias y Coalición Canaria para rechazar los Presupuestos Generales del Estado de 2019. La consecuencia de esta derrota para el Gobierno socialista pasa por un adelanto de las elecciones generales, que el propio presidente podría anunciar este viernes, tras el Consejo de Ministros. El domingo 28 de abril ganaba este miércoles peso como fecha probable para la celebración de los comicios, a un mes de la cita electoral autonómica, municipal y europea con las urnas.

Independientemente de la decisión que adopte el Gobierno, la legislatura ya no tiene prácticamente recorrido alguno si el presidente y cada uno de los ministros no pueden contar con el principal instrumento, la ley presupuestaria, para llevar adelante las políticas anunciadas. Se podrá alargar esta agonía todo lo que Sánchez esté dispuesto, enrocado en la Moncloa y haciendo uso de los decretos-leyes para intentar sacar adelante la “agenda del cambio”, pero el tiempo correría en su contra, con la oposición recordándole continuamente sus promesas incumplidas, empezando por su compromiso de convocar elecciones tras la moción de censura y el más reciente, que sin presupuestos se abrirían las urnas. Sánchez sabe que ya no cuenta con la mayoría necesaria para seguir guiando los destinos del país.

A la pérdida del apoyo del independentismo catalán se le une la lógica distancia que sus otros aliados se ven obligados a tomar en este escenario inestable. Al presidente no le queda más remedio que convocar a las urnas porque no cuenta con argumento alguno para alegar que la continuidad de su mandato responde al interés común de los españoles, cuando ni siquiera está en condiciones de asegurar la tramitación de una sola de las iniciativas sociales que albergaba junto a los Presupuestos.

Sánchez sabe que ya no cuenta con la mayoría necesaria para seguir guiando los destinos del país

El final de la legislatura será esperanzador para la ciudadanía siempre y cuando sirva para atenuar la polarización y los extremismos, se quiera pasar página y comenzar un tiempo de consensos y mayor entendimiento.