El telón nunca cae

H.

NATXO GUTIÉRREZ / DIARIO DE NAVARRA

En una pose improvisada, que compone sin dificultad por la experiencia de su oficio de interpretación, Joli Pascualena Argüelles (Pamplona, 1976) sonríe con el pañuelo al viento como si la fiesta estuviese a punto de estallar. El contraste con su ocaso despunta a la sombra del Teatro Gayarre en una tarde de azote soleado, donde realidad y ficción conviven en el escenario de los sueños, la calle. El arte “dinamiza” su pulso diario en la encrucijada de vidas.

Presentadora de la gala de ‘Conecta Fiction’, actriz de películas y series, como ‘Goazen’ o ‘Goenkale’ en la televisión pública vasca, animó este sábado la mañana del encierro en la plaza de toros como miembro de ‘Demodé Quartet’.

Tuvo la actuación de este sábado un impulso en la difusión de un cuarteto que pone voz a melodías sin más instrumento ni armonía que la que modula con el diafragma.

En cualquiera de sus versiones, la música da aliento a la fiesta. No se entiende la celebración sin el teatro ni el baile que animan el cuerpo y alegran el espíritu. La combinación de disciplinas “aportan un montón a la cultura de una ciudad”.

Si el escenario da tablas a los profesionales que se mueven sobre él, como es el caso de esta mujer, identificada con la modalidad de teatro musical, el contacto directo en la calle posee rango de obligación para ganar oficio. La calle, tan vistosa estos días atrás con actuaciones improvisadas de distinto signo, “forja a una actriz”. “Un espectáculo de calle hace que prepares con más detalle el contacto con el público. Es más directo. Todos los actores deberíamos pasar por ahí”.

Dentro de la capacidad camaleónica de adaptación a un público variado, ‘Demodé Quartet’ participó de un espectáculo callejero, orientado a audiencia infantil “con guiños a los adultos”, en Umore Azoka (Feria de Humor), de la localidad vizcaína de Leioa.

Nunca ha desplegado sus dotes de actriz en Sanfermines ni inspirado sus actos icónicos para ilustrar montajes escénicos. “¿Algo típico de San Fermín?”, se pregunta. “Nunca me lo he planteado. Siendo de aquí, como somos, es una buena idea para la producción. Me voy a quedar con eso”, se responde a sí misma.

Como “el arte forma parte de la fiesta” y siempre está vivo, tampoco cae el telón del teatro de los sueños que alarga el anhelo de los Sanfermines. Ya falta menos.

TE RECOMENDAMOS
  • 1