El día que ellas llenaron el Labrit

H.

Más de 1.200 personas se dieron cita en las finales del Emakume Master Cup. Agirre-Orbegozo se llevaron la txapela absoluta, Agorreta-Bergara la sub 18

L. GUINEA ZAVALA / DIARIO DE NAVARRA

La pequeña historia de la pelota guardará una página para recordar lo sucedido este sábado en el frontón Labrit. Se disputaba la segunda edición de las finales de la Laboral Kutxa Emakume Master Cup, y el recinto pamplonés se quedó pequeño. 1.200 personas asistieron a los partidos, y los organizadores tuvieron que cerrar el acceso porque el aforo ya estaba completo antes de empezar los partidos.

Fue una mañana pelotazale con un gran ambiente en el que se mezclaron la fiesta, el calor y los ánimos a las ocho protagonistas de las finales. Con una escenografía diferente a lo que es habitual en la mano profesional. El campo de juego estaba limitado al cuadro siete, había una gran pantalla en la que se podía ver las repeticiones en directo (el partido fue ofrecido por ETB con la cobertura de cualquier final), y animación por megafonía, en la que se alternaba la música para hacer ambiente y los comentarios.

Respondió a las expectativas la final de primera categoría del Emakume Master Cup San Fermín. Porque Jaka-Ruiz de Larramendi y Agirre-Orbegozo se batieron el cobre durante más de una hora y más de 700 pelotazos para hacerse con la txapela.

Fue un partido que navegó por tacadas, sin un dominio claro por parte de ninguna de las dos parejas. Cada una encontró su momento, las coloradas tuvieron contra las cuerdas a las azules en un primer momento, con una Maite Ruiz de Larramendi que comandaba en la zaga, que hacía sufrir a Orbegozo en los cuadros traseros, y a la que Iera Agirre no podía hacer mucho por ayudarle. Las coloradas llegaron a colocarse con un 20-15 que parecía definitivo.

Pero fue entonces cuando irrumpió Iera Agirre. La delantera de Leitza se echo la pareja y la final a la espalda. manejó su derecha con criterio, castigando atrás y obligando a Ruiz de Larramendi a tirar de volea para defenderse, y raseando la pelota de forma magistral a la hora de terminar el tanto. Así fueron remontando en el electrónico. Marró una volea Maite, se la jugó con un dos paredes y le salió el 21 iguales. En el último tanto y tras 47 pelotazos se la jugó con una cortada que puso en pie al Labrit entero, y le valió una txapela.

La jornada arrancó con el partido de la categoría sub 18, en el que las coloradas dominaron la primera parte, pero en el que Agorreta y Bergara acabaron mejor.

TE RECOMENDAMOS
  • 1