Dos artistas en cohabitación

H.

Las artistas Irati Inoriza y Natasha Sansoz protagonizan una nueva edición del proyecto ‘Habitación’ del Centro Huarte. Cada una ha creado un espacio diferente, apoyándose mutuamente durante el proceso

NEREA ALEJOS / DIARIO DE NAVARRA

Nunca habían coincidido, pero fueron seleccionadas en el certamen Itzal Aktiboa 2018 de Creación Joven, dirigido a artistas vinculados a Euskal Herria, y el Centro Huarte les invitó a protagonizar la iniciativa ‘Habitación’, donde dos artistas trabajan juntos en un proyecto y muestran el proceso al público.

Desde el pasado 25 de enero, Irati Inoriza (Balmaseda, 1992) y Natacha Sansoz (Carcasonne, 1981) cohabitan en la tercera planta del Centro Huarte, aunque en espacios diferenciados. “Decidimos disponer los espacios para crear dinámicas juntas, pero hemos desarrollado proyectos diferentes. Dialogamos entre nosotras sobre nuestro trabajo y nos apoyamos la una a la otra”, valora Irati Inoriza. “A las dos nos interesa mucho el arte colaborativo, es decir, crear vínculos con la comunidad. Las dos partimos del cuerpo físico y trabajamos para crear una red entre el arte y la comunidad”, destaca Inoriza sobre sus puntos en común con su compañera de ‘Habitación’. Juntas han ideado el proyecto ‘Trans-Humus’, basado en conceptos como la transformación, la itinerancia y el intercambio.

Durante su residencia en Huarte, Inoriza trabaja en un vídeo protagonizado por integrantes del Club de Lucha Libre de Burlada. Integrado por mujeres, algunas de ellas se han proclamado campeonas de España en categoría sub-23 de lucha femenina. “La lucha libre es un ejercicio de contacto, en el que se utiliza la tensión corporal para noquear al otro. Ahí hay algo plástico que me interesa mucho”, explica. Inoriza muestra los dibujos que ha realizado para plasmar esa tensión desde un punto de vista estético. “Me interesaba mucho la línea que construía cada cuerpo en ese contacto que se crea entre ambos. Son dos cuerpos femeninos que se unifican en el ejercicio físico”. También ha creado varias esculturas inspiradas en los maniquís que utilizan las luchadoras para entrenar.

Por su parte, la artista francesa Natacha Sansoz ha recalado en Huarte tras más de un año de peregrinaje por diferentes países. Acompañada por su amigo Henri Devier, actor y performer, han recorrido varios territorios fronterizos de Europa (Alemania, Francia, Turquía, Bosnia-Herzegovina) y también viajaron a Túnez. “Nuestro proyecto consiste en ocupar el espacio público con dos personajes, Natach’Apache y Wilden, este último ataviado con una máscara de animal. Los dos hacemos una boda, nos casamos en diferentes partes del espacio público. Solemos organizar esa boda con la participación de la gente. También hacemos performances y vídeos”, cuenta.

En el Centro Huarte, Sansoz ha creado una especie de “hábitat-nómada” donde ha instalado cabañas de fieltro, alfombras de lana y otros elementos textiles que ha ido creando en sus viajes. “Cada vez que voy a un sitio, contacto con artesanos para crear objetos, como la alfombra que hice en Turquía con mujeres de allí”. También expone los vestidos de novia que ha utilizado en sus bodas-performance. Con estos vestidos construye pequeñas cabañas que albergarán instalaciones de vídeo, y también expone ropa con mensajes antibélicos en diferentes lenguas.

ACTIVIDADES

Viernes. 17 horas. Performance colaborativa: Sopa y bordado experimental. Natacha Sansoz cocinará una sopa utilizando ingredientes aportados por el público. 18.30 horas. Presentación pública del proyecto Trans-Humus con la presencia de Irati Inoriza y Natalia Sansoz.

Sábado. 11 horas. Akanpada de la mano de una educadora. En castellano y euskera.

Miércoles 27. 17 horas. Creación de una tapiz de lana colectivo con Natacha Sansoz en el pueblo de Huarte.