Detalles positivos

H.

Tras cuatro sesiones ya se ven pinceladas

BORJA BERNARTE SÁEZ / DIARIO DE NAVARRA

La rutina en Tajonar, de nuevo el laboratorio de Osasuna para esta pretemporada, va dejando detalles al ojo del aficionado. El estilo del ‘Chimy’ Ávila, la adaptación de Marc Cardona, el toque de Antonio Otegui, la sorpresa del jugador del filial Barbero, el ritmo en la recuperación de Unai García, o el aumento competitivo de Iñigo Pérez. Todo ello bajo la atenta mirada de Jagoba Arrasate, que trata de corregir errores pero también felicitar por buenos ejercicios. Tras unas vacaciones en la que gran parte de los días han estado juntos por Ibiza, las bromas y el buen rollo siguen intactos en un equipo que es mucho más que una plantilla de fútbol.

La mayoría de los futbolistas no tardaron en subir fotos a sus redes sociales para dar por finalizado el verano. Ilusión y humildad fueron las palabras más usadas. Porque este equipo está ilusionado por el regreso a Primera División y muchos jugadores, tal y como dijo el técnico de Berriatua, tienen cuentas pendientes en la elite.

Uno de ellos es Unai García, a quien la categoría le fue grande en su primera experiencia en ella. Tras dos temporadas inmaculadas en Segunda, a sus 26 años, puede estar ante su ocasión de oro. El jugador lo sabe y, a pesar de hacer frente ahora a una grave lesión de rodilla, se machaca en la sombra para estar a disposición de Arrasate cuanto antes. Apenas ha tenido vacaciones y, con sigilo, ha acudido a Tajonar para exprimir su rodilla. El pasado jueves, en la primera sesión, sorprendió a propios y extraños al tocar ya balón y hacer carrera continua. Eso sí, siempre bajo la atenta mirada de Juan Bertó, médico, Pablo Suárez, fisio, y Sergi Pérez, preparador. Los plazos de recuperación siguen el ritmo previsto, aunque podría incluso adelantarse.

Por el mismo cauce sigue Iñigo Pérez. El centrocampista llegó el verano pasado para ser el brazo derecho de Arrasate. Disputó los primeros ocho partidos como titular, pero un pisotón fortuito, del también navarro Ros, en el pulgar del pie derecho le dejó fuera de combate. Se recuperó y volvió, pero nunca fue el mismo hasta el punto de perderse, por precaución, las últimas 12 jornadas. Ahora va cogiendo el tono y puede considerarse un fichaje más de cara a la próxima temporada.

Los que son nuevas incorporaciones a todos los efectos son Ezequiel Ávila y Marc Cardona. El argentino, a quien Braulio definió como “puro ADN de Osasuna”, demuestra cada día por qué se ganó el cariño entre la afición del Huesca. Corre, mete el pie y hasta se choca contra la portería si hace falta para finalizar una acción. Es un toro de los que contagian a la afición. Por su parte el ariete catalán es mucho menos vistoso, pero ya ha dejado detalles de su calidad y algún que otro tanto de bella factura. También maneja bien el juego aéreo.

No menos ilusionante está siendo ver a Iván Martínez ‘Barbero’ con el primer equipo. A sus 20 años se le nota cómoda en la dinámica profesional y se ha ganado estar ahí tras su excelente temporada con el filial. La dirección deportiva y el cuerpo técnico tiene mucha confianza en el joven delantero, por el que suspiraban equipos como el Sevilla. Jugará con el Promesas en Segunda B, pero el club quiere incluirle poco a poco en la dinámica profesional.

Otra joven promesa que regresa a Osasuna para consolidarse es Antonio Otegui. El menudo centrocampista de 21 años se ha ganado una oportunidad por méritos propios tras asombrar con el Melilla, un equipo puntero de la división de bronce. En varios campos rivales fue aplaudido tras ser sustituido y Arrasate le ha felicitado en público durante estos días. “Hay ganas de verle”, dijo el técnico de Berriatua. Lo cierto es que, el de Mendavia, ha echado cuerpo y ya no es ese jugador frágil que tiene miedo al contacto. Su técnica es exquisita y se siente cómodo con el balón en los pies.

Son apenas tres días de trabajo, pero en Tajonar se empiezan a ver detalles de formar un equipo competitivo para plantar cara a cualquier rival en Primera. Este domingo tendrán su primera jornada de descanso antes de afrontar una nueva semana que finalizará con un entrenamiento-amistoso ante el Promesas.

El tetris de Jagoba Arrasate

Es cierto que la pretemporada es la época ideal para hacer experimentos, pero todos ellos están apoyados por un argumento deportivo. Jagoba Arrasate tendrá que lidiar esta temporada con un ramillete de jugadores que pueden cumplir diferentes funciones, según lo que requiera cada partido. Las llegadas del Chimy Ávila o Marc Cardona no hacen más que aumentar la versatilidad que ya existía en una plantilla formada para competir en cualquier escenario posible. En la mente de todos está el caso de Oier y su polivalencia. Central, lateral y esta campaña por delante de la defensa en una posición inaudita y acertada tras el resultado final.

Ante la falta de centrales, el técnico de Berriatua ha colocado estos días a Luis Perea y Oier en el centro de la zaga. Arrasate, como dejó caer al final de la pasada temporada, quiere ver al joven madrileño en una posición más retrasada. Con Nacho Vidal ya se vio que puede actuar de lateral derecho o más arriba si las circunstancias requieren un doble lateral. A partir del centro del campo las opciones aumentan con los Fran Mérida, Roberto Torres, Rubén García, Kike Barja y compañía. En uno de los ensayos, Juan Villar ocupó el perfil derecho y el Chimy Ávila el izquierdo. El técnico ha incidido especialmente en la posición del atacante argentino, al que quiere sacar su máximo potencial. No actúa de extremo puro, sino que traza diagonales hacia el centro para aprovechar su velocidad y gran disparo a media distancia. Un caso similar al crack de Xàtiva. En ataque permutan Brandon, Marc Cardona, Barbero o el propio Villar. El equipo está por encima de todo.

TE RECOMENDAMOS
  • 1