“Dentro del chiste, si sabemos las reglas, para mí no hay límites”

H.

El actor y humorista Julián López se convierte en un “pez fuera del agua” en la secuela de ‘Perdiendo el norte’ que se estrena este viernes en los cines

EUROPA PRESS

El actor Julián López se convierte en un “pez fuera del agua” en la película ‘Perdiendo el este’, la secuela de ‘Perdiendo el norte’ que esta vez viaja a China y que se estrena este viernes 15 de febrero en los cines. “Dentro del chiste, si sabemos cuáles son las reglas, para mí no hay límites”, ha manifestado Julián López con motivo del estreno de esta cinta, en la que su personaje, Braulio, un científico sin futuro en España, trata de triunfar en el país asiático y se encuentra con obstáculos como el idioma y la cultura.

Según ha indicado el propio actor, en esta cinta se convierte en un “antigalán” que protagoniza una cinta “más tierna y divertida” que destaca por los momentos en los que no hay diálogo. Tal y como ha confesado, le gusta tirar del “slapstick” clásico y de la comedia gestual. En este sentido, ha destacado como “referencia clara” a Peter Sellers en ‘El guateque’ en una escena que tiene lugar en un restaurante en la que su personaje no atisba a decir nada. “Lo que popularmente es hacer el gamba sin parar a mí me encanta”, ha dicho.

El chino, al igual que el alemán en la primera película, sale de boca de Braulio con dificultad. “Algunas expresiones y algunas palabras se me han quedado, pero he tenido que aprender de memoria, si no habría tenido que estudiar más”, ha señalado.

“Una burla es una burla”

Preguntado por las polémicas recientes respecto a los límites del humor, López cree que “los ponen las etiquetas”. “Una burla es una burla y un chiste es un chiste. Esa manera de llamar a las cosas las define. Dentro del chiste, si sabemos cuáles son las reglas, para mí no hay límites”, ha destacado.

En este sentido, Chacha Huang, que interpreta a la joven de quien Braulio se enamora, ha añadido que si las cosas se hacen “con buena intención” todo se puede “entender” y tomar “con humor”. A su juicio, esta es una oportunidad para que la gente conozca la cultura china “a través de los chistes” porque cree que “no es un ataque”.

Por su parte, Edu Soto, quien en esta cinta interpreta a un “hombre triunfador” que se dedica a impartir clases de flamenco en China sin tener conocimientos, advierte del peligro de la “autocensura”, algo a su juicio “peligroso”. En el caso de Miki Esparbé, que en esta película interpreta a un hombre “ingenuo” que se ha dado a la “mala vida” y se ha quedado “atascado”, el intérprete opina que se debe “hacer humor de todo”. “El criterio es subjetivo pero tenemos que apostar por la libertad de expresión”, ha dicho.

La tercera parte viajará al oeste

Uno de los guionistas de la cinta y director de ‘Perdiendo el norte’, Nacho G. Velilla, ha señalado que ya se está barajando la posibilidad de hacer una tercera entrega, siempre en función de los resultados en taquilla, aunque prefieren no hacer referencia a un país o zona geográfica y solo han avanzan que mirarán “al oeste”. Paco Caballero, quien debuta en la dirección con esta película, ha señalado que la figura del “pez fuera del agua” siempre hace risa porque todo el mundo “ha viajado y se ha sentido perdido”.

Al comienzo de la película, el personaje al que interpreta Fele Martínez le pide a Braulio que demuestre que en España se pueden hacer más cosas que “dar patadas a un balón” o “robar e dinero de los contribuyentes”. “Esa opinión está en la calle”, ha señalado Velilla, quien ya probó esta fórmula en ‘Siete vidas’, serie en la que rescataba problemas que “no eran ajenos” al público que asistía en directo al rodaje.

A su juicio, las grandes obras maestras que se han hecho en España son comedias, entre las que destaca ‘El cochecito’, ‘El verdugo’ o ‘Bienvenido Mr. Marshall’. “Tenemos una riqueza tremenda a la hora de expresar nuestros conflictos de liberarnos de ellos a través de la comedia”, ha dicho.

Preguntados por el éxito de la comedia ‘Campeones’ en los Premios Goya, Velilla aplaude que la película de Fesser haya conseguido que “tanto público como crítica estén de acuerdo en que han visto algo que les ha hecho reír y emocionarse”.

TE RECOMENDAMOS
  • 1