“Ahora se habla del género sexual como si fuese un género musical”

H.

Chvrches se ha convertido también con su cantante y compositora Lauren Mayberry al frente en puntal de la escena musical femenina, aunque ella prefiera un panorama en el que no haya que distinguir por géneros, por ninguno de ellos

JAVIER HERRERO / EFE

“Ahora se habla mucho del género sexual como si fuese un género musical. En plan: ¡Oye, tienes que incluir a una mujer en el proyecto!”, lamenta la artista por cuanto tiene de estrategia en los tiempos del “#MeToo” y no de esfuerzo real igualitario.

Lo dice como protagonista junto al resto de Chvrches de la apertura el viernes de la segunda edición de Paraíso, festival de música electrónica en la que este sábado aún debe sonar la música de leyendas como Laurent Garnier, Charlotte Gainsbourg o Superorganism.

En tiempos en los que se habla de la paulatina desaparición de la “música de guitarras” en las listas de ventas, esta cita madrileña presenta la inmensa variedad de territorios en los que la electrónica se ha inoculado, como si no hubiese vuelta atrás.

“Eso esperamos, que la música electrónica esté aquí para siempre”, certifica esta banda escocesa que desde el lanzamiento de su primer disco, “The bones of what you believe’ (2013), volvió a reivindicar el pop con sintetizadores como un estilo a tener en cuenta, algo más que un continente vacío para dejarse llevar en la pista de baile.

“Hay mucho rock con grandes letras y otro tanto que no va a ninguna parte, mientras que gente como Robyn lleva mucho tiempo escribiendo sin pensar que esas canciones vayan a acabar necesariamente en una pista. Para mí es un género tan serio como cualquier otro, independientemente de la producción o la instrumentación que se le aplique”, defiende Mayberry.

En 2015 lanzaron ‘Every open eye’, otro álbum aplaudido, al que siguió el más reciente ‘Love is dead’ (2018), que para algunos críticos adolecía sin embargo del empaque de los “hits” del pasado.

“Si piensan así es porque no lo han escuchado (el disco). Nosotros nos sentimos afortunados de haber firmado esas tres declaraciones de intenciones, sobre todo mientras sigamos siendo felices haciendo música”, asegura este trío que completan Iain Cook y Martin Doherty.

Para Mayberry, la importancia de ‘Love is dead’ es que compone una pieza más “de la historia de la banda”. “Si siempre hiciésemos el mismo disco, habría gente que también se quejaría”, defiende.

En él, además de cortes como ‘Miracle’, ‘Get out’ o ‘Graffiti’, incluyeron un dúo titulado ‘My enemy’ junto al líder y vocalista de The National, Matt Berninger.

“Los conocimos hace años en un festival. Cuando trabajábamos en esta canción, ya nos imaginábamos la voz de Matt por la melodía y el concepto de la canción. El resultado nos dejó muy contentos, porque a diferencia de esas colaboraciones que las multinacionales fuerzan, lo nuestro fue fruto de trabajar con alguien a quien admirábamos de verdad”, cuentan.

El choque de energías entre la masculina voz de Berninger y la dulzura de Mayberry lleva la conversación de nuevo al terreno del feminismo y su presencia en todos los órdenes de la música actual, por ejemplo a la búsqueda de la paridad en festivales como Primavera Sound.

“Eso es lo que debería pasar. El sistema es misógino, pero hay tanta buena música hecha por hombres como por mujeres. La clave no debería ser cuál es tu género sexual, sino que eso no sea una desventaja, y eso se aplica a todo: orientación, raza... También en la industria discográfica hay sobre todo hombres y hace falta reorientar eso”, demanda la vocalista de Chvrches.

Para ellos el machismo se percibe hasta en las críticas, como cuando hace semanas lamentaron que el productor Marshmello, con el que actualmente triunfan gracias al tema ‘Here with me’, decidiera colaborar con Tyga y Chris Brown pese a las acusaciones de maltrato que recaen sobre ellos.

“El otro día una banda canadiense puso algo así sobre Drake y Chris Brown, pero estoy segura de que no recibieron tantos ataques como nosotros por el tipo de banda que es, una banda masculina. Si eres una mujer y dices algo recibes una respuesta diferente que un hombre que expresa lo mismo”, denuncia Mayberry.

Para ella, “la música refleja la sociedad y viceversa”, lo que no quiere decir que haya una falta de conciencia social, con grandes estrellas del pop implicándose cada vez más en grandes causas.

“Pero echo de menos los 80, cuando todo el mundo decía lo que pensaba y no se preocupaban de que se les echaran encima todos los que no opinaban como ellos. Nosotros intentamos ser honestos”.

TE RECOMENDAMOS
  • 1