El Gobierno confía en que el auto sobre Junqueras no afecte a la investidura

14 jun 2019 / 21:14 H.

La ministra portavoz en funciones, Isabel Celaá, ha declarado este viernes, tras la reunión del Consejo de Ministros, que la decisión del Supremo “no debería” dificultar las conversaciones

EFE

El Gobierno confía en que las decisiones del Tribunal Supremo, que este viernes ha acordado impedir al líder de ERC, Oriol Junqueras, obtener su acta de eurodiputado, no afecten a las negociaciones en busca de apoyos para una investidura de Pedro Sánchez, más viable con la abstención de los independentistas. La ministra portavoz en funciones, Isabel Celaá, ha declarado tras la reunión del Consejo de Ministros que la decisión del Supremo “no debería” dificultar las conversaciones para la investidura.

“Los caminos de la política y la justicia no deberían cruzarse en este sentido”, ha subrayado respecto al auto por el cual el Supremo ha denegado el permiso a Junqueras para salir de prisión el próximo lunes a fin de poder acatar la Constitución en la Junta Electoral Central (JEC), paso imprescindible para acceder a la Eurocámara.

Isabel Celaá ha confirmado que la pretensión del Ejecutivo socialista es celebrar el debate de investidura hacia mediados de julio por lo que ella cree que “hay mucho tiempo todavía” para recabar los votos que Sánchez necesita para ser elegido. Ha puesto como ejemplo cómo han ido encajando las “piezas” del puzle municipal y autonómico abierto tras las elecciones del 26 de mayo para mostrar su esperanza en que también haya acuerdo para la investidura.

Una composición pendiente de cerrarse este sábado con la constitución de 8.131 ayuntamientos y en la que aún se mantienen grandes incógnitas sobre las alcaldías de ciudades muy relevantes como Madrid o Barcelona.

Entretanto, Sánchez aún no tiene garantizados los apoyos para salir elegido en segunda vuelta, y los socialistas ven en la posible abstención de ERC una vía para allanar la investidura, máxime cuando EH Bildu, con quien los catalanes mantienen un acuerdo estratégico en el Congreso, podría adherirse y sumar cuatro abstenciones más. Algo que podría saberse el próximo lunes, después de la reunión que ERC y Eh Bildu mantendrán para adoptar una “posición conjunta”, según ha anunciado este viernes el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi.

Se trata, según ha insistido Celaá, en que las fuerzas políticas actúen con “responsabilidad”, en favor de la “construcción” en vez de la “obstaculización” de un nuevo Gobierno. Por ello, la portavoz ha emplazado expresamente a Ciudadanos para que “reflexione” sobre su papel en la investidura de Sánchez -una vez que Albert Rivera ha anunciado que votarán en contra- y cambie su posición para permitir así al presidente en funciones continuar con su labor “cuanto antes”.

“Una abstención no prejuzga nada”, ha aseverado la ministra, quien ha aprovechado para aclarar que si finalmente ERC se abstiene lo hará “libremente” porque “nada se ha negociado” con el partido independentista.

“Lo que haga ERC será una cuestión de ERC, que puede entender que no está en la obstrucción, sino en la construcción”, ha reiterado.

Isabel Celaá ha defendido además el valor del diálogo, que es “connatural a la política” porque “no hay política si no hay diálogo”, y ha hecho hincapié en que la política “la necesitamos todos”, el PP, Ciudadanos y también los republicanos de ERC.

“Abrir caminos en política es lo único que nos va a llevar a dialogar y poder razonablemente encontrar caminos de soluciones”, ha enfatizado.

En todo caso, la portavoz del Gobierno en funciones sigue haciendo hincapié, como han hecho esta semana otros ministros y los dirigentes socialistas, que no hay alternativa a la investidura de Pedro Sánchez, salvo repetir las elecciones, algo que “nadie”, ha advertido, quiere.